miércoles, 25 de enero de 2017

Sobre Ser Atractivo


Cuando era niño, decidí que yo no soy atractivo. Probablemente he pasado la mayor parte de mi vida pensando en eso. En secundaria especialmente, cuando las chicas empiezan a desarrollar sus atributos y yo era gordito, malo para los deportes, malo para los estudios. No pasaba un día en el cual yo me dijese a mi mismo que "ninguna chica me va a poner atención".
Lo más extraño es que mis profesores me decían que yo era inteligente, cuando yo no lo creía.

Creo que siempre llevé eso conmigo porque ni un sólo día me atreví a pensar que yo era guapo. De vez en cuando yo me permitía a mi mismo pensar "oye, luces bien", pero a los pocos segundos yo me comparaba con alguien más y mi autoconfianza se caía en pedazos.

No importa que tanto me arreglase para ir a una fiesta, en mi mente alguien o muchos, lucían mejor que yo. Otra cosa que yo solía hacer era compararme con los artistas famosos y oh sorpresa, Brad Pitt y Ricky Martin lucen mejor que yo.

Es muy interesante que podemos ver cualidades únicas en otros y vemos a otros como personas hermosas, pero no podemos ver esas cualidades en nosotros mismos.

Es extraña la diferencia en la cual uno se ve a si mismo y como los otros lo ven.

Ahora tengo 38 años y sé qué es lo que hace que un hombre sea atractivo y sé que lo tengo. Lo que hace que un hombre sea atractivo es "Proyectar la imagen de ser un protector", así de simple.
Recuerden por favor que un hombre puede proteger por:
1) ser adinerado
2) tener potencial para ser adinerado en un futuro
3) ser físicamente fuerte
4) ser un líder natural de tu grupo de amigos
5) demostrar que eres alguien dispuesto a proteger a quienes amas.

Así de simple.

Recuerden que nuestros instintos se generaron en una era en la cual sobrevivir era muy difícil, especialmente para las mujeres y es por eso que las mujeres encuentran que esas cualidades de protector son atractivas, incluso si algunas lo niegan (muchas veces no somos conscientes de nuestros instintos)

Hace poco ví este vídeo

https://www.youtube.com/watch?v=kxuBYU6kYXk

Se trata de un actor quien tiene parecido físico con Howard Philips Lovecraft y hace vídeos semanales. Pues bien, en este vídeo él menciona que si tu sentido de valía y satisfacción depende de factores externos a tí, entonces jamás en la vida vas a tener suficiente, porque siempre va a haber alguien más popular que tú en algún círculo social y si te enfocas en popularidad te metes en un juego que nunca jamás se puede ganar, la vida es más que eso. Ese concepto me dejó perplejo.

A veces, yo suelo comparar a mi padre con el padre de un gran amigo mío. Este señor es muy serio y trabajador, es un hombre sin vicios y un señor muy respetado por la sociedad. Mi padre es un hombre simpático y gracioso, es un tanto mal hablado y tiene un gusto por el alcohol y por cierto, su éxito no se puede comparar con el respeto que recibe el papá de mi amigo. En todo caso, está mal comprarse con los demás, el padre de mi amigo tiene virtudes, pero mi padre también las tiene y yo soy quien soy en parte gracias a la educación que mi padre me dio (en otra parte por mi asperger y en gran parte por la educación que mi madre me dio)

¿Cómo asignan ustedes su sentido de valía?

lunes, 16 de enero de 2017

El vestuario y las fotografías desde las experiencias de jóvenes y adultos Asperger.


El cómo nos vestimos es una decisión personal, independiente del Síndrome, aunque si en algo coincidimos los aspies, es que preferimos la ropa cómoda, al menos para su uso diario, y somos poco asiduos a ir de compras para renovar el clóset. Mejor lea usted mismo las opiniones, desde las experiencias personales, de algunos jóvenes y adultos Asperger sobre este tema (no he puesto sus nombres para mantener su privacidad):


 Sobre el vestuario: 


-Yo  buscaba ropa cómoda, útil y barata. Las modas me parecían una tontería. En una época también me dio por lo estrafalario. Hoy día le doy importancia a la imagen por utilidad, pero sería feliz sin tener que comprar ropa o elegirla, ojalá existiera un armario inteligente que te midiera y te pusiera cada mañana la ropa apropiada.

-Me daba todo igual jejeje, nunca he ido a la moda.

-A mí me atraía lo punk, cuanto más estrafalario, mejor. Me hacía yo misma los pendientes, alguna ropa, etc. Y cada vez que mi madre me obligaba a vestir y a peinarme "normal", me ponía tan nerviosa y con tanta ansiedad que muchas veces comenzaba a dar vueltas en círculo alrededor de las columnas, sin parar durante un buen rato largo.

-Nunca le vi la gracia de "vestir a la moda", siempre fue una tontera para mí. Prefería vestir como me sintiera mejor.

-Nunca vestí a la moda y nunca fui de comprar ropa. Aunque mis gustos solían ser bastante unisex y tuve mi época de vestirme onda 60. Pantalones y remeras desteñidos. Cintos de madera, etc. Pero por una obsesión con esa década.

-Poco me fijaba en la moda.
Fotografía: Camilo Cuevas.

-Yo, cuando era adolescente y más joven, parecía caricatura de una tira cómica o dibujo animado. Siempre andaba con la misma ropa, para nada me importaba la moda (era bien fea y suelta mi ropa). Ahora ya adulta, al contrario, ando pendiente de la ropa, de andar bien vestida (la marca de la ropa no me importa, o si es cara o barata, o si es de tiendas caras o ferias), si me queda bien (o pienso yo que me queda bien), me da lo mismo donde la compre (aun en tiendas de ropa americana), pero ahora me cuido de verme y sentirme bien.

-Yo fui punk, metalero, rockero y siempre buscaba desafiar los estándares de vestimenta impuestos por la sociedad.

-A mí me da igual la moda, me gusta crear mi propio estilo, vestir diferente a los demás me hace sentir bien.

-A mí me da igual, pero siempre busco ropa cómoda.

-Yo tengo un problema grande con la moda, en un principio simplemente no las seguía, pero al ver el efecto rebaño que causa ésta, creé como una especie de aversión a cualquier cosa que este dentro de lo más común, es casi inconsciente, incluso muchas veces hay cosas que me gustan pero que luego se transforman en moda y me dejan de gustar. Es tanto en ropa, comidas, estilo de vida y sobretodo en música, la cual es más invasiva. Es casi como una fobia, la cual tampoco es buena ya que me hace discriminar cuando no debo, pero bueno...

-Prácticamente nunca me ha gustado lo que está de moda, voy totalmente a mi estilo y por eso no me gusta ir a discos ni a bailes porque no me provoca bailar ni disfrutar con música que no me agrade. Con la ropa, me gusta lo hippie y todo que sea cómodo y que no llame la atención y cero tacones y poca bisutería.

-En realidad no me importaba como vestir, a veces era vistoso, otras totalmente sobrio, creo que dependía mucho de mi estado emocional y las personas con las que interactuara. Pero aun así no seguía normas, ni modas, pero si era algo inusual y el hecho de querer resaltar, creo que me hacía resaltar.
Fotografía: Camilo Cuevas.

-Siempre me visto exactamente igual. Soy muy complicado con la ropa, me gusta sentirme cómodo tanto por la forma o textura de las prendas en sí, como también en el hecho de "como me veo". Me gusta verme lo más delgado posible y siento que eso solo lo obtengo con una polera negra apretada y puesta por dentro del pantalón y unos pantalones de buzo también negro. Por lo mismo no me gusta abrigarme y rara vez ando con poleron o chaqueta, tiene que hacer mucho frío para ello. Obviamente no es exactamente la misma ropa cada día, sino que tengo varios modelos de exactamente la misma prenda. En cuanto a estilos, siempre me ha gustado "lo gótico" pero solo como subcultura estéticamente, por su "androginismo" ya que me agrada eso que a mi parecer se aleja de la "imagen de un macho bruto" y de que le da importancia a la búsqueda de una imagen como moda pero no en el sentido común y tópico de la sociedad (como de ser un tipo musculoso o una mujer rubia de pechos grandes y todo eso) pero de todas formas en la calle, no es algo que se nota en absoluto (creo) ni tampoco como subcultura socialmente, simplemente la imagen (que por otra parte no llevo en calle).

-En mi caso la moda, desde chico, ha sido uno de mis temas obsesión, y claro está de adolescente, y a la fecha, me interesa saber sobre las propuestas de los diseñadores, de igual forma observaba, y observo, aquellas tendencias que se muestran en las calles y a quienes considero como iconos de moda, pero, solo a modo de retroalimentación visual, ya que, siempre he desarrollado mi propio estilo ignorando si está de moda o no, cuido que mi outfit resalte aquellos rasgos que deseo resaltar, haciendo uso de los colores que me gustan y que en ese momento deseo usar.

-Me vestía siempre de negro, ahora que visten todos de negro, uso colores, no por llevar la contraria, solo porque cambiaron mis gustos.

-Siempre he vestido de negro, y amo las playeras con calaveras o de videojuegos. Creo que esos gustos nunca han cambiado en lo personal. Pero nunca vestía a la moda, de hecho creo que uso la misma ropa desde que tenía 17 años, con unos kilos de más claro.
Fotografía: Camilo Cuevas.

-Me da rabia gastar en ropa nueva si tengo ropa de mi talla, pero sé que la que tengo no está lustrosa y está pasada de moda. Finalmente compro, pero me da pena tirar lo viejo. Lo he solucionado donando todo lo que tiro. Si sé que va a seguir siendo útil en otro lado, dejo de sentirme mal al respecto. A mí sí me gusta usar lo nuevo, pero no tirar lo viejo, hasta que he empezado con la donación. Ahora veo la ropa nueva como inversión laboral y la eliminación de la antigua como redistribución de bienes.

-Tengo la misma camisa desde hace cerca de 10 años y recién la voy a renovar, y así tengo un montón de ropa; solo tengo un par de zapatos, la cantidad exacta de ropa. Tengo ropa nueva, pero no me gusta usarla. Me cuesta botar lo viejo, cuando aún se puede utilizar, y usar lo nuevo porque no me gusta que se maltrate.

-Yo compro ropa nueva pero me cuesta deshacerme de la anterior. Siempre digo: La voy a usar como pijama o para hacer ejercicios etc. No sé por qué, pero trato de buscarle un uso, aunque no lo tenga y termino con mínimo 4 maletas de ropa y lo mismo para mi pequeño hijo. Estoy tratando de comprar ahora, ropa clásica, los looks que van casi en todo momento o temporada: Casacas, jeans, ropa negra, etc. Cosas que no pasan de moda. Y con la ropa que aún me queda, se me ha ocurrido, para no tener exceso de ropa, juntar la mejor ropa para 2 semanas, es decir 14 pantalones, 14 poleras , etc. Parece poco cuando lo digo pero en espacio igual es bastante, pero quiero hacerme un sistema y no pasarme de eso, para crearme la rutina de ordenar (que tanto me cuesta hacerlo).

-No soporto tirar ni ropa, ni otra cosa que pueda tener algún uso o arreglarse. Lo de la donación siempre es la única cosa que me calma para tirar algo que me estorba o causa problemas si lo conservo. Cuando realmente no queda otra que tirarlo, tengo que hacerme un “autolavado de cerebro” para convertirlo en algo bueno, jejeje...no queda otra.

-Yo tengo ropa desde la secundaria, si cumple su función y me entra, la conservo, sólo compro cuando ya ha perdido su utilidad. Cabe aclarar tengo 44 años.
Fotografía: Camilo Cuevas.

-Mientras la ropa siga en buen estado, la sigo usando. No me guío en modas, sino en lo que a mí me gusta. Tendría que comprar ropa, pero detesto lidiar con la gente, los ladrones y los vendedores, pero más para mantener el "protocolo" esperado socialmente frente a la gente. Pero mientras la ropa me dure, no tengo problemas con que resulte extraño que use el mismo tipo de camisas o cualquier tipo de prenda.

-Tengo que comprar ropa nueva porque no me queda otro remedio, porque la vieja no me vale, pero aun así, no tiro la ropa vieja y la guardo hasta que me vuelva a valer.

-Yo suelo comprar la ropa que esté en oferta y no tengo mucho problema con ponerme lo nuevo si me acomoda bien, cuando hay algo que no me es cómodo, ahí si me cuesta ponérmelo. Siempre ha habido familiares que nos donan ropa y me encanta así como también donamos. A mi hija le cuesta muchísimo deshacerse de su ropa aunque no le quede, desarrolla un vínculo especial con su ropa jajaja y le cuesta aceptar la ropa nueva.

-Bueno, con el tiempo le cogí el hilo de donar algunas cosas que no usaba o porque me hacían ver más adolescente de lo que la gente piensa que soy. Tengo 25 y la mayoría cree que soy menor de edad. Si le digo mi edad ponen “cara de infarto” y no me creen. Y volviendo al tema de la ropa, me duran mucho o se conservan bien. Tengo una falda desde hace unos 14 años y esta igualita, y aún la uso ¡Me encanta!

-También me apena deshacerme de lo viejo, yo conservo hasta la envoltura de un caramelo que me invitó mi ex hace varios años, para mí esas "pequeñeces" tienen valor sentimental. La ropa vieja que tengo también, para mí es como armadura que me acompañó durante momentos importantes de mi vida.

-Yo tengo una camisa toda rota y vieja ¡No la tiro! mis botas viejas las usé por más de 5 años y me las tiraban y las sacaba de la basura, aun las tengo. Cuando las cambié, fue por un par igual, pero nuevas, las usé la misma cantidad de tiempo que las anteriores. Las tengo aún. 
Fotografía: Camilo Cuevas.

Sobre las fotos:



-Una de las cosas que más aborrezco de las reuniones, cumpleaños, etc. Es el momento de las fotos. Entonces en ese momento esfuerzo una mueca con la boca y deseo que todo pase rápido. Hasta hace un tiempo, no me molestaban todas estas situaciones, o los reclamos derivados de ellas. Pero me hacen cada vez peor.

-Me acostumbré a sonreír pero nunca falta el que se queja de que mi sonrisa es muy forzada. De chiquita tendía a poner una especie de mueca, salvo casos muy puntuales (por lo general cuando había algún animal, no humano cerca). Ahora sonrío. A veces me sale y a veces queda tipo mueca.

-Eso mismo, a mí me hacen reír si me muestran un gato o un perro, del resto me sale como una mueca.

-También me cuesta sonreír para las fotos. Para hacerlo tengo que tener un motivo, si no, es hacer muecas. A veces practico en el espejo, reír para las fotos. Para la gente es muy importante ese gesto.

-No me gusta sacarme fotos, pero hay excepciones, Por ejemplo: Hace poco conocí personas muy copadas en un grupo y nos juntamos en un bar para conocernos. En la juntada nos sacamos una foto para recordar aquel momento excepcional. No obstante, no suelo sonreír mucho y mis sonrisas son meramente forzadas en las fotos.

-Me carga sonreír en las fotos pero la mayoría de las veces lo hago. Pocas veces es una risa o sonrisa genuina. También me incomoda hacer poses, a la gente le encanta, pero es tan difícil hacerlo, siempre me siento forzada a hacer algo que no me gusta.

-Sólo cuando es una fotografía de un evento social. En las fotos tipo carnet suelo salir serio.

-Pues lo intento, pero a veces me cuesta mucho sonreír y no sé por qué.
Fotografía: Camilo Cuevas.


-De niña no, y no me gustaba ni que me tomarán fotos, pero mi mamá me hizo cambiar de idea al respecto y hasta practique mi sonrisa frente al espejo (porque antes tampoco me gustaba ni mirarme al espejo) y ahora poseo una sonrisa espontánea que me sale ahora de manera natural.

-En las fotos de niño nunca salgo sonriendo; de grande sí, pero es fingido.

-No me gusta posar para fotos ni fingir emociones.

-No me gusta salir en fotos. Pero no es difícil separar los labios y contraer los músculos faciales.

-Es importante practicar sonreír frente al espejo, la sonrisa ayuda en muchas situaciones, para conseguir pareja, cuando preguntas una dirección, cuando pides algo, cuando haces trámites legales, etc. La sonrisa baja la tensión y mejora la actitud del interlocutor, sabemos que es fingida y claro que podemos andar con nuestra típica cara neutra de siempre, pero sacarle provecho a una situación con una sonrisa es la diferencia entre el fracaso y el éxito.

-Sonreír, ¿no sé por qué les es tan relevante tener que mostrar la dentadura o aparentar alegría con ello? Además mi dentadura no es digna de ser mostrada, es casi horrible... no me gusta exponerla, y si se molestan... problema suyo, no mío.

-Yo soy apuesto, con solo hacer una pequeña mueca ya salgo bien (re creído era, jaja). Creo que se trata de no aparentar, ni de irse a un extremo o a otro. Te piden salir en una foto, no lo piensas, posas, haces un gesto agradable, y luego te olvidas y te vas. Así hago yo, lo tengo tan automatizado que no me hago problema de cómo me veo o como me ven.

-El chiste es mostrar los dientes ya que se me ven bien.

-No poso en las fotos, si me las toman, que sea haciendo lo que debo hacer. Las fotos me gustan para recordar detalles de los paisajes o eventos en los que estuve; me trasladan al momento y veo todo de nuevo, hasta lo que no sale en la foto, pero en mis ojos sí...
Fotografía: Camilo Cuevas.

-Dado que me dedico a la actuación, he desarrollado cierta tolerancia hacia que me tomen fotos, pero en general, el hecho de que me tomen fotos no me molesta, es más, me resulta indiferente, pero lo que sí me enoja y de sobremanera es el rollito de: Sonríe, ríete, y todas las bromas y comentarios, a mi parecer estúpidos y fuera de lugar, que todo mundo hace para provocar la sonrisa. Cuando tengo que hacer fotos para promover alguna obra en la participo, me meto en el personaje y ya, o sea, fuera del escenario no me nace ni me sale sonreír en una foto.

-Yo también detesto las fotos y que me obliguen a reírme, digo no han contado ningún chiste ¿Por qué reírme en una foto? O cuando daba servicios en una empresa, hace muchos años, que me obligaban a sonreír, aunque mi día estuviera hecho una porquería. Las fotos no me gustan, de hecho en mi perfil ni tengo, aisladamente coloco alguna o la muestro a alguien. Me considero muy feo, no me gusta ni mi boca, ni mi cabello, ni mi nariz, no me gusta mi cara de perfil, así que prefiero no mostrarme para nada, lucho porque me consideren por lo que pienso o escribo principalmente.

-Yo detesto que me saquen fotos, nunca me gustó. Con sonrisa o sin sonrisa, no hay diferencia, no me gusta salir en fotos y punto.

-A mí me molesta tomarme hasta un selfie, en serio, no le encuentro sentido, en las fotos suelo salir muy mal.

-A mí tampoco me gusta sacarme foto, aunque ya aprendí a ser tolerante con ese tema. Ahora me saco fotos de vez en cuando.

-Yo dejo que el momento fluya, si sonrío o no, en la foto se verá...


Para finalizar este artículo, en cuanto al tema del vestuario, quisiera aportar un dato: Si bien es cierto que tanto varones como mujeres aspies preferimos la ropa cómoda, incluso varios tenemos un “apego” a ciertas prendas que nos rehusamos a cambiar, quiero hacer énfasis en que SÍ existen mujeres aspies que les gusta y les interesa vestirse y verse femenina para algunas ocasiones, aunque lo más probable es que no sea algo que se haga muy seguido. Una vez más quiero recordar que aparte de las características del Síndrome de Asperger, también existen las características personales.

Las imágenes utilizadas en este escrito pertenecen a Camilo Cuevas, un excelente fotógrafo con el síndrome de Asperger. Pueden encontrar más de sus fotografías en esta página:


Esta es la biografía del autor de las fotografías utilizadas en este escrito, un joven con el síndrome de Asperger:

domingo, 8 de enero de 2017

La Soledad en el Síndrome de Asperger desde las experiencias de jóvenes y adultos con la condición.


Parece ser que el común de los seres humanos necesitan estar siempre rodeado de otros, y por esta razón no entienden la necesidad que tenemos las personas Asperger, a veces, de estar solos. Piensan que si uno no se junta con ellos o es "mal amigo" o "amargado". Otros sugieren que uno "salga más" para que dejemos de estar “encuevados”. Lo que ellos no entienden es que en nuestros momentos de soledad son la oportunidad que tenemos para dedicarnos a nuestros intereses y descansar de la “saturación” que nos provoca el socializar. La soledad sólo es negativa cuando duele, cuando la persona no quiere estar solo pero las circunstancias lo llevan a la carencia de compañía. No es lo mismo estar solo que sentirse solo.

A continuación le invito a leer las opiniones, desde las experiencias personales, de algunos jóvenes y adultos Asperger sobre este tema (no he puesto sus nombres para mantener su privacidad):

¿Cómo lidiais vosotros con la soledad?


-Como "buena aspie", soy muy solitaria. Sin embargo, en ocasiones esa soledad me causa sentimientos desagradables de tristeza. Sé que en cierta medida es una soledad que he elegido yo para no tener que afrontar ciertas cosas que me desgastan mucho, pero no puedo evitar sentir esa desolación en ocasiones. A mí me gusta estar sola, me preserva de la sobreestimulación y me permite centrarme en mis intereses, además la interacción social me agota. Sin embargo a veces creo que echo algo de menos, algo que no sabría definir.

-Yo tengo pareja e hijo... Aunque a veces me gusta estar sola.... Entonces agarro mi computadora y me desconecto del mundo "social" por un tiempo (máximo 2 horas).

-La soledad la llevo con convicción y felicidad ¿Por qué? Simple: A lo largo de mi vida me he dado cuenta que socializar y andar con los amigos o con la pareja es un total desperdicio de tiempo, o al menos así ha sido desde mi experiencia. Mis amigos cercanos, porque sí tengo amigos, son personas que están en el mismo canal que yo, que ven el trabajar y hacer lo que nos gusta como un medio de llegar a ser felices. Con respecto a la familia se abstienen de comentarios fuera de lugar o se atienen a mi mal genio y mi lengua viperina, como dice mi mamá.
Fotografía: Camilo Cuevas.

-Yo ya no la enfrento, dejo que me lleve y acepto las consecuencias ¿Para que ir contra lo que, en esencia soy? Creo que cuando la vivimos con desconfianza, comparándonos con otros, nos empieza a pesar. Pero para ser honestos ¿quién no se siente solo de vez en cuando...?

-Leo, juego, escucho música, voy al cine y siempre mantengo platicas con personas que saben más que yo, un amigo en particular con el que suelo hablar de temas interesantes. Así, y duermo. :)

-Me pasa igual, escogí mi soledad, pero a veces, muy pocas, me gustaría compartir algunas experiencias. Yo trabajo los fines de semana y ahí desahogo un poco esa parte, hablo con mis compañeras más cercanas y pues también acá en los grupos. Eso me ayuda.

-Mi soledad, mi refugio. Disfrutar de estar sola conmigo y mis pensamientos, donde he organizado mi mundo y de donde nacen genialidades. Es un placer del cual tengo poco tiempo para disfrutar, estoy casada y soy madre de dos niños, mi mama vive con nosotros, por eso es que aprovecho las horas nocturnas para disfrutar de la soledad. A veces cuando tengo la necesidad de compartir con mis amigas, las llamo, visito y uso las redes sociales.

-A veces desearía tener amigas, ir a un café, algo, pero luego recuerdo que las canso más de lo que me cansan a mí, así que... No sé. No sé lidiar con mi soledad. Igual, ni tan sola, tengo dos hijos pequeños.

-Yo tengo más vida interior que exterior, medito mucho. Una vez llegué a pensar que todo el mundo lo hacía. Mi psicólogo me explicó que no es así. Tengo un dicho: “Primero pienso luego existo”.
Fotografía: Camilo Cuevas.

¿Será cierto eso de que nuestra condición nos condena a ser unos seres solitarios y con una vida irrealizada?


-Sí y no. Puedes decidir.

-Cada persona es distinta. Unos pueden vivir en sociedad y realizándose como cualquier otra persona, y otros no. A mí me gusta hacer, casi necesito, en general las cosas de manera que tengan un sentido de ser en sí mismas, no sólo en cuanto a su cometido, finalidad o forma. De hecho, la forma en sí es algo por lo que siento cierto desprecio.

-Te puedes realizar, pero seguirás teniendo dificultades. Me realicé, casándome, teniendo hijos, ama de casa, una vida que muchos envidiarían. Pero tengo mis dificultades como todo aspie. Entro en crisis cuando las cosas salen de lo habitual, entro en crisis continuamente con las tareas del cole, entro en crisis cuando inesperadamente debo llevar a alguno a urgencias (como este lunes) y otras muchas pequeñas cosas que no son normales. No cocino, no me meto a la cocina, tengo severos problemas en cuidar a mis hijos en las cosas pequeñas como el baño diario y lavar dientes. Soy un peligro en la cocina, olvido que estoy cocinando y me voy. Entonces es cuando me pongo a pensar: ¿Me realicé??? ¿Estoy verdaderamente realizada?

-Dependerá de contextos y de cómo cada quien tome y vea las cosas.

-¿"Irrealizada"? ¿Desde la perspectiva de quién? Tú eres joven, en cualquier momento puedes hacer cambios y tomar nuevos caminos, el tiempo para hacer las cosas es diferente en cada persona, algunos hacen todo jóvenes, otros cuando están más viejos. En mi caso tengo más de 10 años de atraso en comparación con mis compañeros del bachillerato; me casé a los 38, tuve hijos a los 42 y me gradué de la universidad tiempo después, pero eso solo me sirvió para acumular experiencias que le dieron mayor profundidad a mis pensamientos. Cuando la vida te lleva a trompadas y apurado, no tienes tiempo de pensar en nada, y cuando tienes hijos jóvenes, tu vida se transforma en solo trabajar y trabajar para cumplir con responsabilidades. Así que poder tomarse las cosas con calma tiene muchas ventajas, solo prepárate y disfruta de lo que viene, desecha lo que no te sirva y enfócate en marcar y lograr metas.

-Nuestra condición no nos condena. Antes pensaba eso pero hoy sé que estaba equivocado. Todo depende de cada uno, de lo que quieres lograr en tu vida. Yo antes era muy solitario pero he aprendido a entender a los demás y eso ha ido cambiando. Si te propones algo y realmente pones la voluntad en hacerlo realidad, lo cumples.
Fotografía: Camilo Cuevas.

 Sobre querer encajar:


-Sufría por encajar hasta que entendí que haga algo o no haga nada por satisfacer a los demás, igual hablan y solo me adjudican sus propios sentimientos e intenciones. Mi pasión es libre de ser interpretada como quieran.

-Yo tuve baja autoestima más que nada por sentirme diferente a los demás, pues para mí estas diferencias en un tiempo significaron ser menos que ellos, pero el diagnóstico me ha cambiado esa percepción y me ha ayudado a aceptarme tal cual soy. Yo tengo pocos amigos, pero los pocos que tengo son personas con las que tengo mucho en común, así que en cierta manera con ellas no tengo que encajar, y con ellas puedo ser yo mismo.

-Yo soy solitario, tengo pocas interacciones pero trato que sean beneficiosas para mí. En la dinámica de socializar "correctamente" de forma constante, uno hace que se despersonalice tratando de "encajar". Yo avanzo lento pero seguro de mí mismo, sin joder a nadie y que nadie se meta conmigo, y trato de no quejarme por mi decisión.

-A mí no me interesa encajar, creo que me siento bien rodeado de pocas personas y verlas de vez en cuando. Me gusta mi mundo, ahora estoy viviendo una etapa de aprendizaje musical y necesito mi tiempo solitario, lo disfruto, por ahora me siento bien así.

-Es cansador tratar de encajar a diario, aún en la familia. Caemos en querer complacer a todos para encajar, y dejamos de ser... Asperger, a como dé lugar, pero la ansiedad está siempre ahí esperando que lo que uno haga o deje de hacer sea lo mejor para los demás, esperando explotar si no lo es...Y no hay una receta... No sé qué me producirá ansiedad al cambiarlo o qué no... Y ahí voy, tropezando y levantándome, queriendo y necesitando comprensión, pero nadie ve en ojos ajenos...Y bien... Hoy me siento triste y no quiero un "todo estará bien", ni siquiera sé que quiero...

-Este síntoma de cansancio y ensimismamiento se debe al estrés. Quizá mucho tiempo de haber andado fingiendo con la máscara puesta. Muy común, cada uno de nosotros tiene un "tope". Mejor ver por “ese lado” y revisar si no nos estamos “pasando de rosca” forzando las situaciones sociales.

-Yo también tengo esos síntomas, llevo dos días que nada me interesa, tengo mucha fatiga y podría decirse que dolor interno...y me pregunto ¿Por qué necesito interactuar? Así como a veces me voy de vacaciones Asperger ¿Necesito irme de vacaciones de los neurotípicos? El único tolerable es mi esposo ¿Por qué será? Esto me recuerda que se me hace muy frecuente en Navidad.
Fotografía: Camilo Cuevas.

 Sobre cuando nos piden ayuda:


-La gente piensa que por el simple hecho de que vos tengas más facilidad que ellos, es una especie de deber moral para vos ayudarlos, a mí me pasa todo el tiempo, incluso en el liceo se enojaban si directamente no les pasaba las respuestas en las pruebas. A mí me parece que tiene que salir de vos, que no es ninguna obligación, vos hacés con tu tiempo lo que quieras, a mí a determinada gente me dan ganas de ayudarla y a otras no, lo que si es que cuanto más me exigen que les explique, menos ganas de hacerlo me dan.

-Si algo aprendí de los errores de la universidad, es que el activo más valioso con el que uno sale, es las relaciones sociales y la calidad de las mismas. Esos compañeros, muchos llegan a cargos importantes, o algunos otros se vuelven excelentes profesionales que más adelante, en la vida profesional, pueden ayudarte a entrar a buenas organizaciones o ayudarte a construirlas; incluso los vagos, que vivían copiándose de los demás, se vuelven grandes políticos o excelentes comerciantes. Por eso es importante cultivar esas relaciones. Conozco varios compañeros que si cuidaron e hicieron crecer esas relaciones y hoy por hoy están en cargos muy altos, mientras que uno que fue el solitario, relativamente me quedé estancado, aunque fuera bueno con lo académico.

-Muchas veces un buen puesto de trabajo se consigue por contactos, por caerle bien a alguien, y en puestos donde se gana mucho dinero por ser personas que pueden encubrir carencias del líder, quien tiene la habilidad de delegar el trabajo a quien tenga más capacidad, pero esté claramente subordinado y acepte hasta con "agradecimiento" ser el peón.
Fotografía: Camilo Cuevas.

-Pienso que sí, que muchas veces debemos hacer cosas "obligados" que no nos nacen por nuestra falta de empatía. Se nos dificulta ver lo que sienten los demás y no es egoísmo, es que simplemente no lo vemos hasta que nos lo dicen. Creo que sí es muy importante cultivar las amistades y relaciones. Con la práctica se te dará mejor.

-No somos egoístas, los aspies no evaluamos el efecto que causamos al negar algunas cosas a los demás, sea algo que piden, un objeto o cambio de actitud, de cierta manera está relacionado a nuestra renuencia a los cambios y usualmente es algo impulsivo. Eso nos hace quedar muy mal.

-Totalmente de acuerdo. Está claro que las relaciones que uno hace cuando está estudiando pueden ayudarte en el futuro. Yo hice mejores relaciones con los profesores. Pero ese es el "juego social", vos les haces el favor de ayudarlos a aprobar, ellos te ayudan en un futuro quizás a conseguir un trabajo. Es mutuo o debería. A la larga cuando ellos quizás consigan buenos trabajos y sean más "maduros", si llegan a necesitar a alguien que sepa mucho se van a acordar de vos y si tuviste buena relación o los ayudaste de alguna forma, te van a llamar. Simple.

-Hay que saber a quién ayudar. Me la pasé ayudando a mucha gente y no necesariamente es una cuenta matemática de que el favor vuelve. Hay gente copada y gente garca. Si me hacen el planteo que le hicieron, doy la espalda y no vuelvo a perder el tiempo.

-Quizá el punto es poder identificar al cooperador (aquel que busca hacer proyectos para beneficio de quienes participen) y al parásito (aquel que sólo busca beneficios personales aún a costa de quien le ayude).

Las imágenes utilizadas en este escrito pertenecen a Camilo Cuevas, un excelente fotógrafo con el Síndrome de Asperger. Pueden encontrar más de sus fotografías en esta página:

Esta es la biografía del autor de las fotografías:

lunes, 2 de enero de 2017

Percepción de la imagen corporal, autoestima, postura, lateralidad y torpeza motora desde las experiencias de jóvenes y adultos Asperger


La imagen corporal es la representación mental que cada persona tiene sobre su propio aspecto físico. El desarrollo de la imagen corporal depende en gran medida de nosotros mismos, pero inevitablemente se ve influenciada también por las personas de nuestro entorno y por la sociedad en general. En algunas ocasiones esta percepción se ve distorsionada y esto se refleja en una baja autoestima o viceversa. Uno de los aspectos principales de la auto-ayuda es aprender más acerca de la auto-aceptación y entender que somos diferentes como personas, sin importar la forma, tamaño o color. Si quiere saber qué percepción tienen algunos jóvenes y adultos Asperger con respecto a su imagen corporal, autoestima, y otros temas como la postura corporal, lateralidad y torpeza motora, le invito a leer las opiniones, desde sus experiencias personales (no he puesto sus nombres para mantener su privacidad):

¿Cómo tratan (o sobrellevan) el tema de la estética como percepción de la belleza? ¿Han pasado por algún trastorno estético como anorexia o vigorexia? ¿O tuvieron indicios de ello?


-Particularmente soy delgado, flácido, bajo de estatura; no me agradan los obesos... peor los mórbidos. Debo confesar que tuve en la adolescencia fijación por no engordar: Pesaba 45 kg. midiendo 1.65 m.. Hoy peso 60 kg. con 1.72 m. Yo, a pesar de mis 60 kg. sigo -en el fondo de mis pensamientos- con anhelos de seguir bajando (quizá hasta 57 kg). Sé que esas ansias son más para muchachos de 17, pero a mis 36 aún no se van.

-Yo hace 3 años pesaba 95kg y ahora peso 65kg, mido 1,83.

-Yo entre los 15 y los 27 años fui anoréxica. A los 19 años llegue a pesar 35 kilos y casi me morí ¬¬

-No me importa, es como si ese tema no existiera.

-Yo tengo carencias perceptivas en cuanto a la postura y a la estética externa como ropa o corte de pelo, pero nunca he tenido trastornos de alimentación.

-Yo siempre fui flaca, por genética. Siempre odie tener panza, no me gustan los gordos ni menos aún los verdaderamente obesos mórbidos. Si yo alguna vez engordara así por un motivo X, dejaría de comer para adelgazar inmediatamente. Mido 1,75 y tengo 48 años. Actualmente detesto mi cuerpo, mi cara y mi pelo. De buena gana usaría una burka.

-Al principio me acomplejaba mucho mi estatura y mi contextura, aunque para ser sincera, aún me acomplejo.
Fotografía: Camilo Cuevas.

-A mí me gusta mucho mi cuerpo, no porque sea bello, sino porque es mío. Cuando estaba embarazada todos me hablaban sobre las estrías, lo horribles que eran, que la gordura, que aquí y allá. El otro día me hablaban sobre mis arrugas en los ojos por tanto reírme y la verdad es que es lo que menos me importa. Si embarazada subí 13 kilos, yo comencé el embarazo con 49 y terminé con 63 pero eso me afecto mucho ya que mi colágeno es malo y causó estragos en mi cuerpo subir de peso. Luego por sí solo mi cuerpo bajó de peso con la lactancia y estoy pesando 43 kg. Pero terminé más agravada la escoliosis, cifosis y ahora tenía además hiperlordosis, displasia en ambas rodillas que me debo operar y pie cavo por lo que ahora uso plantillas. Hay personas que con un poco de peso más terminamos muy mal. El doctor me dijo que se llamaba síndrome de hiperlaxitud articular. Al final jamás me preocupé por las estrías y no me salió ninguna, los senos se me cayeron pero me gustan igual jajajajaj La verdad creo que como conclusión no es tema para mí. Al final todos llegamos a viejos, donde todo cuelga, todo se arruga y poco funciona.

-Tengo baja autoestima, siempre he pensado que soy fea y lo soy xD. Recuerdo tener unos 8 años y desear parecerme a mi hermana que sí era bonita y lo injusta que era la vida porque tenemos los mismos padres y salen dos niñas tan diferentes. Siempre la gente se quedaba o queda mirando por la diferencia, pero en fin, con el tiempo aprendí a aceptarlo, esto es lo que soy, hay que vivir con eso :P pero es algo que aún me afecta, desearía que no, pero lo hace.

-También he tenido sobrepeso, nunca llegué a ser obesa pero si unos 10-15 kilos de más. Ahora me veo normal pero igual tengo un poco de sobrepeso. Hace unos 4 años decidí bajar los kilos de sobra porque no quería ser obesa y lo logré, bajé bastante, no hice ninguna dieta sólo controlé la ingesta de dulces, dejé de tomar bebida y casi nada de jugos además de empezar a hacer ejercicio, lamentablemente el año pasado estuve muy mal de la espalda y estuve sin ejercitar unos 9 meses y junto con comer más de lo debido subí otra vez, no mucho pero no me gusta. Ahora estoy tratando de volver a bajar algo de nuevo (no me veo gorda, subí como 4 kilos que sólo yo noto).

-Yo peso 95 Kg y me vale lo que piensen y hablen de mí, es mi vida y yo soy así, me vale, vale, vale, me vale todo!

-Yo me creía feo y se me pasó cuando dejé de creer en mí. Aunque no lo crean.
Fotografía: Camilo Cuevas.

 ¿Qué hacer para tener autoestima?


-Ser sincero con uno mismo, así duela, aceptar todo lo que encuentres y aprender a valorarlo. Recuerda que siempre detrás de un gran defecto, hay una gran virtud.

-A mí a veces me hace sentir bien el pensar que tengo mucho potencial sólo que estoy desorientado en la vida o que soy inmaduro. Eso le resta fuerza a las ideas de inutilidad o falta de valía.

-Es algo que hay que trabajar mucho, un poco todos los días hasta alcanzarlo. Empieza por ver y aceptar tus cualidades, virtudes, habilidades y valores personales. Anótalos en un papel y te darás cuenta que son más que las cosas que no te gustan de ti :) Luego corresponde trabajar en asumir lo que no te gusta y ver cómo lo puedes cambiar o vivir con eso. Recomendaría la orientación de un especialista para hacer este tipo de cosas, ya que puede haber un autosabotaje si no eres constante contigo mismo.

-Dividir actividades marcando hitos de trabajo realizado para obtener pequeñas satisfacciones al completar cada actividad, lo mismo con el día a día, estructurar cada paso marcando metas a corto, mediano y largo plazo, esto permite logros todos los días y obtener la sensación de ser eficiente lo que mejora la auto estima. Al final es lo que siempre digo: "Todos tenemos problemas", el truco está en cómo los afrontemos, ahora, cuando estás deprimido, dependiendo de lo intenso de tu depresión puede que no seas capaz de lidiar tú solo con tu propia situación, caso en el que es necesario buscar ayuda.

-Trátate bonito :) a ti misma. Consiéntete, empieza por pequeñas cosas que te gusten, felicítate por todo lo bueno que hay en ti, por cada pequeño logro, reconoce tus talentos, a veces pensamos que deben ser extraordinarios para merecer reconocimiento, no es así, los pequeños logros son muy importantes, alaba tus virtudes, cero palabras descalificativas de ti para ti, no seas tan dura y exigente contigo misma, perdona tus errores y conviértelos en aprendizaje, mira en tu interior a la niña que fuiste y dile: Mi niña ERES HERMOSA, DIOS SONREIA feliz CUANDO NACISTE, mira a la del espejo, vela a los ojos, dile: “Eres hermosa”. Di: “Soy hermosa, valiosa, maravillosa y merezco lo mejor de esta tierra”. Te envío un Gran graaan abrazo y cuenta con mi amistad.

-La baja estima es el resultado de mirar a los demás. Si nos comparamos continuamente con otros, de nada servirá buscarnos cualidades, pues siempre y siempre nos encontraremos una falencia que el otro no tendrá. No es ser ególatras ni desconsiderados, pero debemos mirarnos sin ver al resto, hasta que nos veamos plenamente y recién ahí podremos compararnos. Entonces descubriremos que lo que yo tengo el otro no lo tiene y lo que el otro tiene, yo no lo tengo, pero esto no es un problema, sino que es la vida haciendo equilibrio.

-Dejé de enfocarme en la opinión de los demás para enfocarme en mi autoconcepto y superarme a mí misma a mi manera.
Fotografía: Camilo Cuevas.

 Sobre la postura corporal:


-Siempre me dicen que corrija mi postura, que me ponga más recto, que no ladee un poco la cabeza. La verdad que soy incapaz de hacerlo, porque no tengo ni idea de cómo es mi postura si la rectifico, aunque me mire al espejo. Incluso me cuesta muchísimo hacer "sombra" delante del espejo cuando entreno; es decir, mirar que mi postura y movimientos son correctos.

-La historia de mi vida: Me cuesta muchísimo mantener la postura, tenía un amigo que era reclutador de modelos y siempre me decía que me parara derecha y eso era muy estresante, me dolía el cuerpo de estar tan consciente de mi postura.

-No pudieron conmigo y me dejan tranquila. Están acostumbrados a mis posturas. Me encanta sentarme en el suelo y hay veces que “muerta” del cansancio me he tirado al suelo, levantando las piernas, para que crean que tengo la tensión baja.

-El practicar yoga como ejercicio hace que se fortalezcan los músculos de la espalda y uno empieza a caminar recto de forma natural y espontanea sin forzarse.

-Practica ejercicios para mejorar la propiocepción, será tarde para el ballet ruso pero notaras mejoras.

¿Qué hacen con sus brazos al caminar?


-Normalmente agarró mi mochila o sólo meto las manos a las bolsas del pantalón.

-Yo me decidí por un ordenado y consciente movimiento de brazos estilo robot.

-Yo pongo una mano en el bolsillo, en numerosas ocasiones mientras camino.

-Yo no logro caminar siempre igual. A veces parezco un hombre, a veces un robot, a veces parece que corro, y otras veces parezco una top model caminando por una pasarela. También me molestan a veces los brazos y las piernas, no sé donde ponerlos...

-Yo aleteo las manos cuando camino... Por eso la terapeuta en la primera consulta me hizo caminar en su consultorio y llamó a una psicóloga y las 2 se me quedaron mirando mientras caminaba.... Fue muy cómico eso....
Fotografía: Camilo Cuevas.

 Sobre la torpeza motora:


-Yo soy zurda y recuerdo que me costó aprender a atarme los zapatos (también me los ponía al revés), y también a tomar el lápiz para aprender a escribir, mi mamá afirmaba mi mano porque era realmente difícil mantenerlo firme (también fue difícil porque tengo el pulso tiritón). En general soy torpe, se me caen las cosas de las manos y no sé cómo pasa, y a menudo choco con cosas, por ejemplo la esquina de la mesa. Cuando era adolescente tuve una serie de caídas con torceduras de pie, me enyesaron 5 veces en 6 años.

-Yo soy torpe también, me paso tropezando y antes me caía siempre. Nunca aprendí a atarme los cordones como todos, una amiguita con mucha paciencia me enseñaba a los 12 años, hasta que me di por vencida e inventé otro modo de atarlos.

-Me pasaba tropezando y me caía también, yo pensaba que era porque tenía pies planos. Y hasta el día de hoy me tropiezo, pero pocas veces me caigo, por el temor a lesionarme ya no me dejo caer. Y lo mismo me pasó con el nudo de los zapatos, ahora prefiero calzado confortable, fácil de poner, en vez de algo muy complicado de usar.

-Soy media torpe con los movimientos, antes le echaba la culpa a que era zurda, de niña dejaba las cosas en la puntita y siempre se terminaban rompiendo los vasos y las tazas, hasta que terminaron en casa comprando tazas de aluminio y de melamina, por si se caían no hubiera problema. También me ha pasado que camino por la calle y a veces chocó con algunas personas.

-Los problemas de coordinación parecen ser comunes en los aspies, pero eso de querer poner las cosas "ordenaditas" nunca ayuda😆, hasta la torre más perfecta se cae😅. Traté, pero se cayó. La historia de mi vida.
Fotografía: Camilo Cuevas.

 Sobre la lateralidad:


-Tengo dificultad para poder determinar cuál es mi derecha o izquierda. A veces me suelo confundir para decir cuál es la izquierda o la derecha, o si algo está a la derecha o izquierda.

-Me pasa, y creo que leí, si, que tiene que ver con nuestra condición.

-A mí no se me dificulta.

-Sí, siempre lo he atribuido a que soy zurda. Me pasa exactamente lo mismo, estoy segura que es mi derecha y después me doy cuenta que no, es la izquierda jajaja.

-Es gracioso verme agitando las manos para ver cuál es mi derecha y cuál es mi izquierda.

-A mí se me dificulta todo el tiempo.

-Realmente no sé cuál es cuál! Soy diestra sí. Debo probar o agitar o hacer el gesto de escribir cada vez que necesito usarlas, jajaja. No sé si tiene que ver, pero no aprendo jamás ni usando pulseritas ni nada.

-A mí me pasaba con las manos y con la orientación y hasta con los símbolos mayor y menor, siempre me olvidaba cual era cual, pero una vez tuve un accidente en la mano izquierda en el cual me quedó una cicatriz a los 5 años, entonces desde allí me dijo mi mamá si no te acuerdas cuál es tu izquierda, recuerda que tienes una marquita que te ayudará a recordar cual es cual.

-Siempre me lío, o me quedo pensando, o digo "derecha" señalando a la izquierda, en fin. Y encima discuto con los demás cuando no van donde les indico tan "claramente".

-Yo tengo ese problema y confundir empuje a tire jajaja. Tómalo con humor.
Fotografía: Camilo Cuevas.


-A mí me pasa con los puntos cardinales; sé cómo se llaman, pero no donde están.

-Ja,ja no lo puedo evitar cuando me preguntan, hago la mímica con la mano para ver cuál es la que escribe...esa es la derecha. Aunque soy ambidiestra, me torturaron tanto para ser diestra que la prefiero para escribir, sin embargo cuando manejo herramientas la gente se desespera y me dice ¿Eres zurda o diestra? Pues no distingo ninguna. Mi hija mayor es igual a mí en ese aspecto.

-Yo tuve ese problema como hasta los 14 años, luego me di cuenta que si pongo las manos con las palmas hacia abajo sólo hay una que forma una L con el índice y el pulgar y que esa es la izquierda (Left en inglés).

-Me cuesta diferenciar la izquierda y la derecha, en especial con el calzado.

-Memoricé que con la derecha es el lado con el que escribo, y el otro la izquierda.

-Tengo que pensar un rato más largo cuál es la izquierda y la derecha.

Las imágenes utilizadas en este escrito pertenecen a Camilo Cuevas, un excelente fotógrafo con el síndrome de Asperger. Pueden encontrar más de sus fotografías en esta página:

Esta es la biografía del autor de las fotografías utilizadas en este escrito, un joven con el síndrome de Asperger: