viernes, 22 de diciembre de 2017

¿Debe un adulto Asperger buscar su diagnóstico?







El Síndrome de Asperger, no siempre se diagnostica en la infancia. Hay muchas personas que fueron diagnosticadas de adultas, o incluso que aún están sin diagnosticar. Hay muchos casos de padres o madres, que sospechan de ser Asperger cuando recién diagnosticaron a su hijo o hija. Se dan cuenta de que ciertos rasgos que sus hijos presentan, también los presentan ellos.
¿Por qué hay tantos Asperger habiendo sido diagnosticados de adultos, o incluso muchos sin diagnosticar? Bien, el Síndrome de Asperger empezó a hacerse conocido en la década de los noventa, es decir, hace relativamente poco. Como comprendereis, en aquella época no había profesionales que destacaran en este ámbito o tema. No fue hasta años más tarde, que nuestra condición comenzó a ser más y más conocida, por lo tanto empezó a haber especialistas que se especializaban sobre el TEA. Al no conocerse nuestra condición, se prejuzgaba a las personas Asperger como cosa que no eran, así que en la adultez se hace más difícil de detectar, porque se han aprendido comportamientos y a “camuflar” los posibles rasgos que haya.  Por eso hay tantas personas con veinte, treinta, cuarenta, cincuenta y más edad, aún sin diagnosticar, o habiendo sido diagnosticados recientemente. Esas personas aún sin diagnosticar, pueden estar siendo tachadas de raros, antipáticos, caprichosos…etc, cuando la realidad es otra, y hay explicación fehaciente de por qué es diferente.
¿Recomiendo yo buscar diagnóstico siendo adulto? En esto no puedo decir ni un SI ni un NO directo. Si por ejemplo hay un adulto que siempre se sintió diferente al resto, nunca se entendió…etc, y empieza a sospechar de que pueda ser Asperger por el diagnóstico de un hijo/a, por haber leído…etc, y saber el diagnóstico supondría un alivio, entonces mi respuesta sería SI. Tenemos que buscar todo aquello que nos alivie, no que nos vaya a hacer mal. Como dije en otro escrito, hay personas que asumen su diagnóstico perfectamente, y otros que no. Por eso solo lo recomiendo en el caso de que sea una persona como dije antes, que nunca se entendió o se sintió diferente al resto. Poder entenderse, aceptarse y dejar de culparse finalmente acaba siendo sanador y reconfortante. Da igual si se tiene ya la “vida hecha” con marido, hijos o incluso nietos…Si la inquietud está ahí, creo que no está de más resolverla. 

Aragosaurus Ischiaticus.


También veo recomendable, que esos padres que sospechan de ser Asperger cuando han diagnosticado a sus hijos busquen diagnóstico ¿Por qué? Porque en mi opinión quien mejor va a entender a un Asperger es otro Asperger. Con esto no digo que los neurotípicos no puedan entendernos si se lo proponen, sí que pueden. Pero un Asperger que vive esta condición en primera persona es quien mejor entiende lo que piensa, siente o vive otro Asperger. Entonces si por ejemplo una madre sospecha de su Asperger al haber sido diagnosticado su hijo, y finalmente recibe el diagnóstico, va a poder entenderse finalmente y entender a su hijo. Además de que parece bonito que una madre o padre y su hijo/a, empiecen un nuevo camino juntos/as hacia el entendimiento y comprensión.
¿Cómo buscar un buen diagnóstico? Bien, siempre hay que recurrir a un profesional (psicólogos o psiquiatras) especializado en TEA, o a un neurólogo subespecializado en neurociencia clínica, es decir, trastornos de la cognición, la conducta y las emociones, o también un neuropsiquiatra.
No está mal recurrir a psicólogos o psiquiatras, siempre y cuando sepan o estén especializados en TEA.
Cuando se va a diagnosticar a un niño, el especialista normalmente deberá hacer a los padres preguntas específicas sobre la conducta de su hijo, pedirá que se rellene un cuestionario sobre las acciones y conductas del niño, y hablará directamente con el niño para evaluar su desarrollo (si aprende, habla, se mueve y se comporta acorde a su edad). También se harán preguntas familiares para saber si hay algún familiar con TEA.
En el caso de los adultos, no es tan diferente. A veces piden que acudan padres o hermanos que puedan relatar cómo era este adulto en su infancia. Se hacen test, se hacen preguntas sobre antecedentes familiares, y se conversa y observa al paciente para comprobar si hay intereses restringidos, estereotipas, lenguaje no verbal...Etc.
Así que para ir terminando, si hay algún adulto que sospeche de ser Asperger y me esté leyendo, quiero decirte algo: Busca aquello que te haga feliz, que te vaya a traer paz contigo mismo. Si crees que el diagnóstico te servirá para comprenderte, para dejar de culpabilizarte por haber sido siempre diferente, si crees que te traerá alivio, si piensas que será reconfortante y que por fin tendrás explicaciones a todas aquellas preguntas que siempre te planteaste, si quieres sentir que hay más personas como tú, que no estás solo y que te entendemos…Entonces SÍ, ve a por tu diagnóstico y comienza un nuevo camino en el que puedas perdonarte por aquellas veces que te autoboicoteaste por no ser como la sociedad quería que fueras. Perdónate, acéptate y quiérete porque no tienes la culpa de absolutamente nada.

Y hasta aquí. Muchas gracias una vez más por haberme leído. Un saludo a todos y todas

Este es el enlace de mi grupo en Facebook sobre el Síndrome de Asperger:

Escrito por Héctor Hache.


viernes, 15 de diciembre de 2017

Se es o no se es autista






Los autistas somos DIVERSOS, y abarcamos un continum. Por eso el DSM V eliminó la distinción Kanner - Asperger para dar lugar al Trastorno del Espectro Autista, en donde se ve reflejado los niveles de 'severidad' desde las formas leves hasta las más acusadas.
Cuando se habla de autismo algunas personas inmediatamente piensan en el autismo clásico, pero no se debe olvidar que también existimos los puntos medios, y los que están en el otro extremo. Ignorar eso es rediscriminar. Y es lamentable que eso suceda en gente que dice defender la inclusión.
Se han creado muchos estereotipos acerca del "glamour" del Autismo de "alto" funcionamiento o antiguo Autismo de Asperger y del oscurantismo del de "bajo" funcionamiento antiguo Autismo de Kanner. Se presupone genios a los unos y afectos a los otros. Se oculta las vivencias duras de los primeros y las grandes hazañas de los segundos. Se cree que las crisis del Asperger no existen o son modos de manipulación, y las de Kenner son una constante. Pero no, no es cierto.
En todos los "niveles" del Espectro hay clarososcuros. En todos hay cosas muy buenas y destacables, y cosas que entristecen y nos hacen pensar.

El ser autista de alto funcionamiento no significa que se tenga la vida arreglada, que se alcance fácilmente todas las metas intelectuales en general, o artísticas o académicas en particular. Los aspies también adolecemos de graves crisis que nos dificulta vivir, que nos hacen vulnerables a afectar nuestra integridad física y emocional. Pero, además, sufrimos la incomprensión del entorno al ser tachados como inmaduros en el mejor de los casos, y manipuladores las más, como si controlar esa explosión una vez que el punto de ignición fue alcanzado fuera cosa fácil. El ambiente, que nos impresiona una amenaza por la hipersensibilidad que muchos tenemos, es un obstáculo que debemos afrontar continuamente, y nos agota. Ese agotamiento contribuye todavía más a aniquilarnos y hacernos estallar.
Por otro lado, a los auties se los minimiza. Se los considera totalmente dependientes e incapaces de decidir por sí mismos. Pero ellos también tienen alcances maravillosos, tienen autonomía para pensar y actuar por sí mismos. Quizás requieran su tiempo y espacio para lograr sus metas, pero lo hacen.



Debemos sacarnos de la cabeza esa tendencia de creer que todo es como nosotros asumimos o queremos que sea, porque nos resulta más fácil de digerir. A veces, o mejor dicho siempre, resulta mejor indagar, preguntar, tratar de entender el comportamiento de los demás, sobre todo aquel que nos parece disfuncional, antes de emitir un juicio de valor.
Las 'personas con complejo autista' no existen, para aquellos que por mero prejuicio se atreven a emitir 'diagnóstico' a otros sólo por no comulgar con sus intereses o encajar en los parámetros que han creado. Se es o no autista, sobre todo cuando hay un diagnóstico profesional (psiquiátrico o neurológico) en la 'vida real'.
Si comparar a dos seres humanos, independientemente de que tengan o no la condición, es una tontería, creer que un hijo, un familiar o alguien conocido es el modelo del autismo, un craso error.
Los autistas tenemos temas de interés muy fuertes que los desarrollamos con mucha dedicación, y a menudo más profundamente que el neurotípico promedio (sin que eso signifique que no haya neurotípicos comprometidos con áreas específicas de conocimiento); podemos llegar a ser 'cuasi expertos' porque invertimos mucho tiempo en ello. Y defendemos ese punto de vista hasta casi ser intransigentes. No es raro que se nos tilde de arrogantes y cosa por el estilo (a mí me pasó recientemente).
Es lo normal.
Es parte de lo que somos.
En general, siempre habrá desacuerdos, y rara vez estaremos de acuerdo con opiniones de segundos y terceros. Cada cabeza es un mundo y cuando tu mundo se basa en tu cabeza, con más razón.
Pero ¿juzgar por eso a alguien, minimizar lo que es en esencia? No me parece.
Señores, señoras: que su hijo sea de x o y forma es por su propia construcción, por efectos de su individualidad y su entorno, y no significa que sea el 'prototipo' de autista. No es más o menos autista. Y que alguien sea todo lo contrario no da lugar para desestimar lo que es. Es parte de la diversidad no sólo en la condición, sino la diversidad humana.

Se es o no Autista. Punto

Escrito por AKVO.

Nota:
Hago clases de dibujo (retrato)
Niños 6 a 12 años
Horarios y lugar  por definirse
0987845311
Ambato-Ecuador.


viernes, 8 de diciembre de 2017

No me digas que no se me nota...


No me digas que no se me nota ¿Eso qué quiere decir? ¿Debo entenderlo como que es algo malo y no se debe notar? ¿Cómo debo interpretarlo? ¿Como que es algo de que avergonzarse? ¿Debo entender que debo estar avergonzada por ser quien soy?

No me digas que no se me nota si jamás me has visto entre el bullicio de un gentío. No me digas que no se me nota si jamás me has invitado a salir. No me digas que no se me nota si nunca me has visto interactuar entre varias personas. No me digas que no se me nota si nunca me has visto entrar en crisis de pánico y salir corriendo. No me digas que no se me nota si nunca te he dicho algo “ofensivo” y/o fuera de contexto. No me digas que no se me nota si no te ha tocado verme en estado catatónico. No me digas que no se me nota si nunca has estado ahí para contenerme en mis llantos más tórridos, en mis peores crisis. No me digas que no se me nota si no conoces de mis depresiones, si no te ha tocado estar ahí. No me digas que no se me nota si nunca has presenciado mis tantas huidas. No me digas que no se me nota si no has sabido qué hacer o qué decir para poder calmarme. No me digas que no se me nota si no te has cagado del miedo y de la impotencia de verme caer y no poderme contener entre tus brazos. No me digas que no se me nota si no te ha tocado soportar mis rechazos a tus ‘caricias’, si no conoces del miedo de quererme tocar y no tener idea de cómo voy a reaccionar. No me digas que no se me nota si nunca te he gritado hasta de lo que te vas a morir en medio de una de mis rabietas. 


¡Simplemente yo! ¡Tan yo!

No me digas que luzco normal, no me digas que luzco normal, yo no estoy avergonzada. No me digas que luzco normal porque soy casada y ama de casa. No me digas que luzco normal porque cuido de mis hijos. No me digas que luzco normal porque tengo una vida “muy funcional” ¡Pregúntale a mi esposo que tan funcional soy! No me digas que luzco normal…. No soy un ovni ¡No me digas que luzco normal SOY normal. No me digas que luzco normal ¡Claro que luzco normal! ¡Soy un ser humano! Que Tú no tengas la capacidad de entender un sistema operativo diferente, no me hace diferente ni anormal.
No me digas que “eso” es normal, no me digas que “eso” nos ha pasado a todos, no intentes aminorar ni minimizar mi experiencia. No intentes esa táctica neurotípica conmigo, esa táctica de ‘adormecer’ el ‘miedo’; esa táctica “aminorada”. Yo estoy bien conmigo yo me acepto como soy, entiendo, acepto y vivo con mis defectos neurodiversos, pero también amo, avivo y pongo en un pedestal las virtudes y no solo eso ¡las exploto! Y me llena de un profundo orgullo.
No intentes tenerme lástima, eso no funciona, lo que me sobra de torpeza social me sobra en intuición. No me quieras tener lástima porque eso es creerme inferior, y yo… no soy inferior a ninguna mariposa social, solamente soy una clase diferente de mariposa.
No me digas que no se me nota, porque sí, se me nota, brillo con luz propia. Sí se me nota, inocencia infantil, ingenuidad, capacidad de asombro, lealtad, altruismo, inmune al sarcasmo y a la mayoría de los chistes, y, Sí, se me nota, somos el secreto de la eterna juventud.

Escrito por Saju, una mujer con el Síndrome de Asperger.

martes, 5 de diciembre de 2017

Percepción e Interpretación en las personas con Síndrome de Asperger



(Imagen tomada de Internet)






Los aspies, a veces, tenemos dificultades a la hora de comunicarnos con algunas personas, y uno de los motivos puede ser nuestra percepción de la intención de los demás y/o la malinterpretación de sus palabras, más cuando no hay coherencia entre ellas y el actuar. No es fácil, en algunas ocasiones, identificar qué es lo que quieren los demás de uno o que es lo que tratan de decirnos si no son claros y directos, lo cual nos puede llevar a malinterpretaciones de una o ambas partes. Pero nuestros problemas a la hora de comunicarnos, no son exclusivos de la relación aspie-neurotípicos, también pueden existir entre aspies. Llevo años en un grupo Asperger, en donde he podido ser testigo no de uno, sino de varios desencuentros entre personas con el Síndrome, en que las relaciones han terminado en discusiones y distanciamiento a causa del enojo entre ambos, y si uno presta atención a la versión que cada uno da sobre los hechos que llevaron a dicha ruptura, se encontrará con versiones muy distintas, donde cada uno tiene una percepción muy diferentes de lo que ocurrió. Esto me ha llevado a preguntarme cuántas veces yo he creído tener razón en mi apreciación de un hecho, y quizás dista mucho de lo que realmente ocurrió con la otra persona. He buscado en Internet artículos que hablen de las dificultades en la percepción del lenguaje hablado o escrito en las personas Asperger, y aún no encuentro nada al respecto, pero a pesar de esta ausencia de información, según mi experiencia como testigo de varios desencuentros entre aspies, incluyéndome, puedo dar fe que sí es algo que existe, y no de manera aislada, sino que mucho más de lo que uno puede creer. Sólo que para reconocer este problema de percepción se requiere de mucha autocrítica, algo que por lo menos a mí, me ha costado bastante adquirir.
Le invito a leer las opiniones, desde las experiencias personales, de algunos jóvenes y adultos Asperger sobre este tema (no he puesto sus nombres para mantener su privacidad):


Sobre reconocer las intenciones de los demás:


-La experiencia me dice que en la medida que envejecemos aprendemos a identificar a los “malos”, a veces me parece que el Asperger va cambiando con el tiempo, no sé si el cerebro logra mejorar su funcionamiento completando su desarrollo con los años o si simplemente aprendemos lentamente sobre el trato con los demás. La maldad está en la calle y nosotros tendemos a ser confiados y cándidos. Debemos evaluar la intensión de las personas con las que nos relacionamos en el trabajo de manera constante, el ambiente laboral me ha exigido mejorar el procedimiento que uso para conocer a quienes están en el sitio, gente nueva a cada rato, forzando la “media sonrisa” aprendida, mirando a los ojos, estrechando manos (con un poco de asco casi siempre), entendiendo a obreros, técnicos, ingenieros, etc. Evaluando cuando se termina una reunión, cuando hay que saludar, cuando despedirse; es arduo, pero se aprende. Es posible, yo lo hago, cuando tenía la edad de los jóvenes de este grupo, era un ratón escondido en una caja de zapatos.

Fotografía: Camilo Cuevas.


-Yo más bien “peco” de confiada, soy muy confiada y pienso que la gente se portará bien conmigo si yo me porto bien con ellas , es como un defecto y virtud a la vez.

-Soy desconfiada pero si me preguntan algo como una calle o algo así, “no muerdo”. Por lo general sonrío y respondo. No quiere decir que confíe en todo el mundo. De chiquita era más confiada. Ahora la gente pasa por varios "filtros" antes de llegar a ser de confianza y por lo general es raro que confíe al 100 por ciento.

-Yo creo que deberíamos ser prudentes como serpientes y sencillos como palomas. Yo intento ser prudente en el mundo social en base a las posibilidades que me enseña la experiencia y el conocimiento con el que cuento. Así trato de encontrar un equilibrio justo entre cuidado y sociabilidad necesaria. Lamentablemente siempre está la posibilidad de toparnos con personas malas o intenciones oscuras, no se puede evitar. Ahí entra en juego nuestra inteligencia conjunta. También intento ver más a las personas a través de sus acciones concretas en general, no solo en base a suposiciones preventivas. La mayoría de las veces las acciones de las personas hablan más y mejor que nuestra imaginación. Sucede que si una persona es hipócrita, eso sale a la luz tarde o temprano.

-Unos amigos del colegio me dieron un pan a la hora del receso o recreo, que era el descanso entre las horas de clases, yo lo agradecí, quería ser amigo de ellos! Me lo comí con gusto. Años después me enteré de que lo habían sacado de la basura. La ingenuidad y no entender los rostros y expresiones de los demás representa un verdadero riesgo en este mundo lleno de desgraciados.

Fotografía: Camilo Cuevas.




-Yo hace rato cambié el switch psicológico de pasar de ser confiado, a ser escéptico siempre. Se la pasa uno solo, pero creo que es más seguro. Me explico: No pienso que la gente sea mala, sino que hay que observar y ser paciente. No importa lo que la gente dice, las acciones y decisiones hablan más de quien es una persona, y eso solo se puede hacer observando en el tiempo, no entregar toda la confianza de una sola vez.

-Yo también he tenido que aprender a decir que no, "endurecerme" y estar precavido ya que, por lo que veo, generalmente se abusa de nuestra buena voluntad. No me gusta defraudar a los demás en cuanto a compromisos, pero a la larga también es frustrante cuando ves que, al parecer, no se valoró del todo lo que hice y cuando yo necesite una ayuda, no la recibí.

-El problema radica, en que nosotros, la mayoría de los aspies al ser tan nobles de corazón, podemos ser propensos a ser engañados con mucha facilidad; y eso se debe a que confiamos tanto en la gente que no nos damos cuenta de cuando alguien nos engaña o trata de engañar, y sin darnos cuenta en el momento del acto. En mi caso, soy y siempre he sido sumamente ingenuo, y al ser así, he tenido muchos problemas en la vida, ya que gracias a mi ingenuidad he sido víctima de engaños, burlas, humillaciones, atropellos de personas conocidas y hasta de amigos que he tenido de infancia. Pero lo grande del caso, es que todavía, en la actualidad, he sido víctima de engaños, tanto de mis superiores como de compañeros de trabajo; quienes me dicen cosas que no tienen sentido, y en el momento me las creo, hasta después de analizar lo sucedido, ya que más tarde es que entro en razón y me doy cuenta de lo que me dicen no es cierto y hasta lo encuentro disparatado, pero las personas que suelen hacerme eso son seres perversas que no tienen corazón; porque sabiendo, esas personas, como soy y como actúo, viven engañándome y mortificándome, pero aun descubriendo que soy Asperger no he podido controlar mi ingenuidad ya que todavía tengo ese problema de ser tan ingenuo.

Fotografía: Camilo Cuevas.


¿Los han, más de alguna vez, malinterpretado más que ustedes al resto? (o sea lo contrario que se puede decir).


-No sé cómo manejar mis amistades, es algo que no controlo por más que intente. Trato con cariño a mis amigos. Independiente del sexo, la edad, la raza, estoy para ellos cuando me necesitan y cuando no me necesitan también. Ahora, para los hombres es coqueteo y para las mujeres un descanso a sus obligaciones.

-Hay tipos para los cuales el simple hecho de que una mujer atractiva les hable, es coqueteo. Lo primitivo florece desaforado ante la belleza femenina, una cosa está diciendo la dama, y otra está pensando el hombre.

-Sii con cosas sexuales... Otras veces con mis actitudes...

-Mi sentido del humor lo toman a mal siempre.

-A veces digo cosas bromeando y más bien creen que estoy molesta. Es muy confuso.

-Sí, en varias ocasiones he hecho algún comentario y entienden otra cosa y tengo que decir no quise decir eso y explicar lo que quería decir. También soy sarcástica y frecuentemente la gente no entiende que lo estoy siendo.


Fotografía: Camilo Cuevas.


-Muchas veces, cuando estoy tranquilo o relajado me han dicho que hablo como si estuviera triste-

-A mí siempre me malinterpretan. Es constante. Dicen que estoy molesta cuando no lo estoy. Dicen que miento cuando no es así. Yo expreso una emoción y la gente ve otra. Igual a mí me cuesta entender lo que otros quieren expresarme. Prefiero que lo digan abiertamente.

-No me bien interpretan generalmente...

-Lamentablemente, por las cargas socioculturales que se le brindan a las palabras, hay personas que interpretan los mensajes de unas formas muy raras; consciente de ello, en mi caso particular, soy y actúo como soy, ignorando ese tipo de sistemas de creencias. Claro está, si hay que aclarar algo, lo hago y punto, así me he librado de mucha gente que solo me contamina.

-Yo creo que es debido a que ellos están acostumbrados a la comunicación sutil y a adivinar los pensamientos de los demás y aunque a veces no escuchen bien lo que la otra persona dijo, lo perciben en su actitud; y como  nosotros solo entendemos palabras y razones, pues nos “quedamos en blanco”. También he observado que cuando uno les dice algo pareciera que se sintieran lastimados por lo directo y los argumentos tan certeros, pareciera que les gritásemos al oído.

Fotografía: Camilo Cuevas.

 Cuando malinterpretamos la intención de los demás:


-El otro día un compañero me comentaba lo 'mal' que le caían las actitudes de otro compañero, y otro compañero lo mal que le caían actitudes del otro, y así. Eso más allá de todo, me hizo pensar que no hace falta ser 'aspie' para darse cuenta que todos, al ser distintos unos de otros, tenemos las mismas dificultades para adaptarnos y que todo tiene su desafío. Para mí es muy importante que haya normas y reglas que acatar, porque en el fondo nos impulsa a convivir más pacíficamente, de alguna manera. No estoy para nada de acuerdo con esos aspies anarquistas que piensan que el mundo inventado por los NTs es injusto y lleno de problemas. Si concuerdo que para el colectivo nuestro, el aspie, el fóbico, el amargado, el esquizoide, el racional asocial, o como le llamen, tiene posiblemente un 'plus' extra, pero también hay lugares o espacios sociales donde nos podemos mover con mayor libertad de acuerdo a nuestras características y a partir de ello podemos impulsar ideas para mejorar y abarcar más espacios todavía. Yo en mi experiencia rindiendo 15 materias en la universidad, haber tenido algunos laburos provisionales y haber conocido gente, siempre me he topado con problemas, pero he crecido y aprendido bastante, aunque me haya costado y creo que si uno sigue en la misma dinámica va a poder llegar un momento, donde lo bueno y lo malo, estará naturalizado e internalizado, y perderemos esa 'inseguridad' a enfrentar situaciones.

-Un día que estaba en un cumpleaños con mi pequeña hija aspie y la vi con otros niños, vi como ella mal interpretaba las intenciones de los niños que "la trataban de integrar a toda costa" y ella lo tomaba como hostilidad. Estaba lo suficientemente cerca para escuchar todo y puse mucha atención a la actitud, y mi hija esperaba sobredimensionando todo. Los niños se aburrieron y se alejaron. Me quedé pensando en las veces que me sentí atacada ¿habrá habido un porcentaje de mala interpretación mía?

Fotografía: Camilo Cuevas.


-No hay caso che, la mirada de reojo de alguien común y corriente para mí, sigue siendo intimidante. O la más típica: “Me mira porque se ríe de mí”. Son casos de distorsiones perceptivas muy comunes entre personas con baja autoestima o muy tímidas. En todos estos años de aprendizaje social, no he logrado cambiar esa percepción, tan sólo en momentos o épocas donde me siento mejor y más a gusto con lo que hago, soy más seguro de mí mismo frente a la gente. Lo que la experiencia me ha dado, son las herramientas para poder 'hacerle frente' a esta percepción errónea. Aunque me siga sintiendo intimidado o mal, lo que puedo hacer en ese instante, es racionalizar la situación y tratar de elaborar una idea de cómo debería ser la realidad sin esa distorsión de percepción y en consecuencia trazar un plan de acción.

-Si analizo, muchas veces me he sentido atacada sin razones justificables, más que mis propias inseguridades.

-Podemos generarnos muchas broncas por malinterpretar algo.

-La interpretación errónea de lo que nos sucede, es el pan nuestro de cada día.

-Todos los amigos que tuve ahora no están, me pregunto si será un problema mío.

Las imágenes utilizadas en este escrito (exceptuando la primera) pertenecen a Camilo Cuevas, un excelente fotógrafo con el síndrome de Asperger. Pueden encontrar más de sus fotografías en esta página:

Esta es la biografía del autor de las fotografías utilizadas en este escrito, un joven con el síndrome de Asperger:

viernes, 1 de diciembre de 2017

Más de 30 cosas que me hubiera gustado, que de niña y/o jovencita, alguien me explicara.





En mi persona (afuera) todo parece "normal", y claro que lo es ¿pero te cuento un secreto? Sssh por dentro mi corazón es azul aunque por fuera no se vea. :)
Nadie de mi familia o maestros notó nunca mis dificultades para socializar o aprender como un problema, pues iba bien en la escuela o hasta adelantada y lograba tener algunas amigas y jugar con mis hermanos y prim@s, solo parecía muy tímida, seria... Pero en mi interior pasaban grandes cosas que llegaron a causarme gran dolor, angustia. Y es hasta ahora, a mis 36 años, que voy teniendo poco a poco todas las respuestas a mis dificultades de niña joven y adulta, pues antes no sabía lo que en realidad me ocurría.

Estas son las más de 30 COSAS QUE ME HUBIERA GUSTADO QUE DE NIÑA Y/O JOVENCITA ALGUIEN ME EXPLICARA:

1. Que no todas las personas sienten igual ni en las emociones ni en lo sensorial.

2. Que los adultos también se equivocan.

3. Que en realidad mi abuelita no se llenaba cuando me decía: Con que ustedes coman yo me lleno. :( yo comía feliz creyendo esto en forma literal por mucho tiempo (años de mi niñez).

4. Que ser hipersensible (emocionalmente) no es para avergonzarse, que te da una cualidad especial, no mejor, no menos, sólo diferente.

5. Que no toda la gente tiene buenas intenciones y cómo descubrirlo.

6. Que la mirada se desvía en dirección distinta dependiendo si mientes (inventas) o recuerdas, me habría ayudado bastante :/ pues prácticamente todo lo creía.


Cuando aprendes a disfrutar las cosas simples de la vida todo va cambiando a tu favor.

7. Que no por ser honesta los demás lo eran.

8. Cómo acercarme a los demás jóvenes para hacer amigos. De niña no tuve ese problema pues mi familia era grande, ahí estaban todos mis amigos: Primos y hermanos que me enseñaban taaanto :) Sólo alguien de 17 me ayudó mucho diciéndome a mis 15: “Mira tv, identifica que te gusta y habla de eso...”

9. Que hacer el ridículo no está mal, que puedes reírte de ti mismo, que no pasa nada si te equivocas o actúas lejos de lo que el otro espera.

10. Que se puede discriminar los sonidos y elegir a qué sonido le pones atención, pero que hay personas como yo que escuchan todos los sonidos a la vez.

11. Que está bien ser distinto, que no importa si no te gusta lo mismo que a los de tu edad.

12. A los 8 años: Que perder en un juego donde dijiste: “Si no gano a los 12 me muero”, jamás podría ser literal. Viví con esa angustia de morir día a día, desde los 8 hasta cumplir los 13 :( No sabía que mi palabra no tenía por qué cumplirse.

13. Que la mirada se puede controlar, bueno eso hacen los demás.

14. Que mirar por mucho tiempo a alguien es entrar en su intimidad porque:

15. No estamos acostumbrados a mostrarnos tal como somos.

16. Que la gente miente en gran parte porque no se acepta a si misma tal como es.


Jajaja ¡Se debe estar riendo de mí en el cielo por creerle por tanto tiempo!

17. Que si haces daño a otro y no fue intencional no debes castigarte con culpa eterna, pero si debes aclararlo.

18. Que no toda le gente es formal, y que de vez en cuando está bien relajarse y dejar te autoexigirte tanto.

19. Que inventar algo para evitar el trato con alguien que presientes que no es bueno, no sólo no está mal, sino que es necesario para autoprotegerte.

20. Que así como los demás son distintos a mi había otros que sentían igual que yo! Que no venía de otro planeta :(

21. Que me anticiparan lo que iba a pasar, pues aunque por fuera estaba seria y parecía tranquila, internamente me angustiaba mucho ante situaciones inesperadas.

22. Que los gestos y expresión facial pueden practicarse para que coincidan con las emociones que se sienten.

23. Que los demás interpretan en automático esa información o lenguaje gestual y corporal y deducen cómo te sientes y qué piensas. Hacen conclusiones al respecto.

24. Que esa interpretación no es correcta en todos los casos pues no todos sabemos expresar en forma espontánea ni con lenguaje oral, ni corporal o gestual.

25. Que estoy en cierta desventaja si no practico, pues esa información corresponde al 85% de lo que comunicas y causa problemas graves si comunicas por error algo que no sientes.


Una infancia feliz es clave para un adulto emocionalmente sano.

26. Que no todas las mujeres podemos centrar la atención a varias cosas al mismo tiempo. Me frustraba no poder hacerlo si todas podían.

27. Que uno no tiene que gustarle a todo mundo.

28. Que no hay una persona 100% segura de sí misma ¡Ningunaaa!!! Pues en algún momento de su vida hasta esa persona que te vino en mente como ejemplo dudó de sí misma.

29. Que no saber cómo actuar socialmente no te hace menos inteligente.

30. Que no todos lloramos cuando estamos muy tristes, pues no todos tenemos la misma capacidad para mostrar las emociones, sensaciones y/o estados de ánimo y cómo identificar ésta y otras emociones en mí, además cómo exteriorizarlas. Y saber en qué lugares y con qué personas.

31. Que hablar sólo no es algo común pero tampoco es cosa de locos, al contrario es cosa de inteligentes, yo digo ahora a mi manera: “Es tener una conversación entre mi ser material y mi alma” :) Tú explícale a tu niño con otras palabras.

32. Que el hecho de tirar las cosas o ser torpe motrizmente no te hace tonto, sólo es tu cuerpo que no se pone de acuerdo con tu mente, o con esa parte del cerebro con la que debería coordinarse, que incluso te puedes reír de eso, que no es culpa de nadie. Pero debí saberlo para ser consiente y tener cuidado en lo posible sin culpa, sin miedo, sin vergüenza.

33. A los 5 años: Que papá se iba por mucho tiempo lejos de casa. Eso creo que a cualquier niño le parte el alma, despertar y no verle más y nadie te diga nada. Es terrible no saber qué y porqué pasa, en especial un cambio tan drástico en la vida familiar y afectiva.


A los 23 aún me sentía como si viniera de otro mundo, pues notaba que la gente pensaba distinto.

34. Cómo cambiar de tema.

35. Cómo escuchar a los demás, el intercambio de roles en la comunicación, especialmente: Escucharles aun cuando se salían de mi tema de interés.

36. Cómo hablar con varias personas a la vez jaja eso no creo que  pueda eficientemente hasta la fecha, pues me pierdo en la conversación, pero al menos tips para comprender mejor las conversaciones  en grupo de más de tres.

37. Que no todo lo que nos da miedo que ocurra va a pasar.

38. Qué es ansiedad, cómo distinguirla y que podía controlarla, controlando mi respiración (haciendo consciente mi respiración).

...Seguramente son más cosas las que se me han pasado en esta lista, algunas tan específicas que probablemente no coincidan con las características de tu hijo (a), pero tómalas como un claro y real ejemplo de lo mucho que puede presentar y necesitar, AYÚDALE A CONOCERSE (en lo sensorial, emocional, social, pensamiento, uso del lenguaje, etc. AYÚDALE A CONOCER A LOS DEMÁS, A SABER CÓMO ACTÚAN Y UN POCO QUE ESPERAR. NO VIVAS POR ÉL (ELLA) DÉJALO SER.

Esta es mi página de Facebook sobre el Síndrome de Asperger:

Escrito por Paloma.