viernes, 30 de marzo de 2012

Bullying en las aulas...

(Por Tamara Suárez)

Hoy me pasó algo que no esperaba. Hoy tuve mi primer día de práctica en un nuevo establecimiento el cual es regular. Me ha tocado en un octavo básico,  y entre sus 25 alumnos se encuentra uno que posiblemente sea asperger o tenga autismo de alto funcionamiento según por lo que comentan las docentes y está en evaluación. Mi función en esta clase era observar el contexto, analizar las problemáticas existentes y ser de apoyo para el docente, lo que en clases posteriores serviría para realizar un proyecto educativo. No puedo contar donde, cuándo, cómo ni quiénes son ya que todo es confidencial, pero creo que esto si se puede llegar a compartir cierta información. 

























El establecimiento educacional es municipal y posee vulnerabilidad social. Pero a lo que quiero llegar es que pude observar con mis propios ojos como a otro aspie le hacían bullying y de verdad fue un momento muy frustrante. Los compañeros de curso al saber que él es diferente y que no entiende las bromas, lo molestaban y le decían cosas como “muérdeme un dedo” y él lo hacía, luego lo amenazaban con que lo iban a acusar con su mamá y el entraba ante eso en cólera. Cada al menos 10 minutos durante toda la jornada de la mañana fue atacado o burlado y aunque las docentes hacían todo lo posible para contener a los otros alumnos, esto se les iba de las manos. Sin embargo, observé también otros detalles que gatillaban; uno era que el posible niño aspie usaba lentes pero sin embargo se levantaba de su silla para ver mejor lo que estaba escrito en el pizarrón lo que puede ser un indicio de que quizás el grado de aumento de sus lentes no es el adecuado y que perjudica su aprendizaje. Pero otro detalle aún mucho mayor es que justo el niño que más lo molesta en todo el curso es el que se sienta al lado de él. 



























Las docentes me pidieron que para la próxima semana sea un apoyo para los alumnos con necesidades de apoyo del curso, por lo tanto creo que se deberá por comenzar a aconsejar sobre la forma adecuada de sentar a los jóvenes en diferentes áreas de la sala, como también dar aviso a un posible problema en la graduación de los lentes del chico del cual hablé anteriormente. Y sobre el bullying ejercido en el interior de la sala, creo que muchas veces sucede por la carencia de afectos en su entorno, además de una falta de conciencia sobre las necesidades de los otros, por lo tanto creo que es importante crear un clima favorable dentro del aula, desarrollar en los alumnos estrategias para las relaciones sociales y por sobre todo, creo que en el aula hace falta crear un programa anti-bullying ya que yo resalté el caso del niño aspie, sin embargo las faltas de respeto iban y venían, incluso las agresiones verbales en contra del docente.



























A continuación adjunto la siguiente información que sale en la página http://www.educarchile.cl y que creo que puede ser un buen apoyo en este caso:

COMPETENCIAS A REFORZAR  PARA PREVENIR Y ENFRENTAR EL BULLYING

PROFESORES:
- No caer en actitudes normativas extremas ni mostrar dificultades para mantener el orden en la sala.
- No manifestar una actitud negativa hacia un estudiante. Evitar el sarcasmo y formas sutiles de ridiculización.

ALUMNOS:
Sociales:
- Reflexionar en torno a proyectos de vida personales y colectivos.
- Formular planes futuros, precisar objetivos, construir escenarios posibles y elaborar métodos que permitan verificar si sus aspiraciones y proyectos fueron alcanzados.
- Resaltar la necesidad de una actitud optimista y esperanzadora frente a la vida en base a la realidad y las factibilidades.
- Destacar la imperiosa necesidad de construir un plan de vida basado en el respeto,  en la confianza y en la valoración del otro. Así mismo, en la disposición de trabajar con otros, en la fijación de límites y la regulación de sus comportamientos.
- Promover y educar una actitud abierta, flexible y acogedora frente a la diversidad de proyectos de otros.

De autorregulación social y emocional:
- Incentivar conductas de autorregulación social y autocontrol emocional por medio de ejercicios y experiencias educativas y de interacción social que eduquen respecto de la empatía, el control de impulsos, la resolución de problemas, el control de la ira, el reconocimiento de similitudes y de diferencias entre las personas, los procesos de comunicación, relaciones interpersonales, pensamientos funcionales/disfuncionales o procesos de confrontación de situaciones estresantes.
- Impulsar la conciencia de sí mismos. Dedicar tiempo a la expresión de sentimientos y a la búsqueda de las causas que los motivan.

Éticas:
- Desarrollar actividades tendientes a que los estudiantes aprendan a empalizar, a hacerse responsables y a estar atentos de los otros/otras.

De tolerancia:
- Promover valores de tolerancia, no discriminación, solidaridad y reconocimiento del otro como un otro legítimo, incentivando el respeto a la multiplicad de manifestaciones religiosas, espirituales, de orientaciones sexuales, de género y de capacidades.
- Fomentar actividades con participación inclusiva.

Emocionales:
- Promover vínculos afectivos, de confianza y cooperación por medio del reforzamiento y desarrollo de diversas redes sociales, sean de parentesco, comunitarias, sociales, grupales como una forma de experimentar conductas de asociatividad, compañerismo, solidaridad, incentivando con esto la capacidad de ponerse en el lugar del otro.

jueves, 22 de marzo de 2012

¿Quién decide el futuro de un asperger?

         
 (Por Tamara Suárez)

 Durante estos años, tanto físicamente como virtualmente, he conocido a más de 50 aspergers, los que en su mayoría superan los 18 años. Y sólo puedo decir que ninguno es igual al otro. En cuanto a tendencias, algunos hombres tienden a hablar “robotizado” mientras que las mujeres realizamos mayor “contacto visual”. En los hombres se encuentra un mayor deseo de querer socializar con el sexo opuesto, mientras que en las mujeres prima el compartir experiencias entre ellas. Muchos optan por carreras como informática, matemáticas y física, mientras que otros también son psicólogos, abogados, filósofos, profesores y una infinidad de ámbitos profesionales más. La razón porque en esta oportunidad estoy planteando estos puntos es debido a que en esta entrada quiero tratar dos temas muy importantes que hace tiempo vengo reflexionando pero que sin embargo, recién hoy sé por donde comenzar.

            Hace dos años cometí un error muy grande en no creerle a un asperger de que lo era debido a que según yo no poseía las características aspies y porque sólo fue a través de un autodiagnóstico. Pero luego de dos años y luego de toparme con aspergers de todos los tipos y tamaños, llegué a la conclusión de que es tan diverso este mundo y es tan diferente la evolución de un asperger con otro al igual que su nivel de funcionalidad que al final, quién era yo, sin ser profesional, para juzgar el autodiagnóstico de alguien, sin conocerlo completamente y desconociendo el desarrollo que ha tenido a lo largo de su vida. Yo por ejemplo efectúo contacto visual, gesticulo bastante la cara y he logrado a mis 26 años verme lo suficientemente funcional como para no parecer tan asperger. Sin embargo, no siempre fue así; hubo un camino muy largo lleno de profesionales, de medicamentos, de conflictos, de confusiones, de diagnósticos y de descontrol, hubo toda una evolución. Necesité como todas las personas pasar por experiencias que en su momento eran muy dolorosas y traumáticas pero que sin embargo aportaron nuevas tácticas para poder enfrentar la vida. Por lo tanto, ¿quiénes somos todos para juzgar a las personas?

            Lo otro que quería hablar con ustedes es que en una clase en la universidad, una profesora contó que estaba a cargo de una alumna asperger la cual estaba decidiendo el área de su futuro profesional. La profesora dijo que ella aconsejó a su madre a que la ingresara a carreras como informática o matemáticas debido a que ella piensa que las personas aspergers no son aptas para las áreas humanistas por no ser hábiles socialmente, además de ser incómodo para la asperger. Creo que esa profesora no sabe que soy asperger porque en los años anteriores no me había tocado con ella, pero me pregunto…¿qué pasaría si se llega a enterar que una chica “no apta” para la carrera está cursando su ramo?  Sobre esto me planteo otra pregunta, ¿qué asperger podría mejorar más en sus habilidades sociales, el que está frente a un computador todo el día sin contacto con otras personas o el que está en contacto directo con los demás y cuyo trabajo sea satisfacer las necesidades sociales de la comunidad?  Sólo puedo decir que el estar en una carrera humanista me ha ayudado bastante, ahora logro ser más afectiva, puedo comprender las  necesidades de las demás personas, me doy cuenta de que el mundo se mueve socialmente y estoy obligada a ser parte de este. Al principio me molestaba mucho tener que hacer trabajos en grupo, tener que compartir con otros, hacer reflexiones en profundidad sobre las necesidades de otros, y debo admitir que aún me siguen costando estos puntos. Sin embargo, también siento que he progresado y eso es muy satisfactorio. Por lo tanto, creo que decidir nuestro futuro está en la decisión de cada asperger y no en lo que diga un profesional, el cual puede saber mucho, pero como dije antes ningún asperger es igual a otro por lo tanto este asunto no puede ser aplicable a todos.

         A mi me encanta la informática y antes estudié física y debo admitir que me siento bastante cómoda en ese mundo, sin embargo no encuentro que sea bueno crear más barreras de las que tenemos y cerrar puertas al futuro cuando aún no se ha visto el fracaso. Algunos profesionales dicen que hay que ser realistas con las capacidades de las personas, pero gracias a Dios existen otros que tienen muy claro que nadie tiene el derecho de crear límites a los demás. Si llegan a existir límites, que se los cree uno.