jueves, 15 de marzo de 2018

Carta de una estudiante universitaria con Síndrome de Asperger a su profesor






Querido/a docente:

¿Qué sentido tiene que nos califique de "vagos", que aparente preocupación (sincera o no) por nuestro rendimiento, que se mofe de nuestras falencias en base a una nota que si bien es nuestra responsabilidad, que si bien permite tener una idea de cómo estamos pero no nos representa, si usted también contribuyó a obtenerla? Sí, usted también contribuyó y perdón que se lo diga. ¿Sabe cómo? Dejándonos SIN GUÍA. La guía, en el ámbito educativo, no es fomentar el facilismo, la mediocridad que tanto daño hace y se repele, no, la guía es ORIENTARNOS para comprender qué conocimientos son los que realmente tienen valor y aplicabilidad. Si nos bombardean de teoría que muchas veces NO entendemos porque NO nacimos aprendiendo, porque NO todos tenemos las mismas capacidades, que lo único que hacen es confundirnos, y no nos ayudan a entender qué de todo ese acervo es lo que requerimos al momento y para la vida ¿cómo cree que podemos rendir? Si por cuestiones de tiempo debemos memorizar cantidades irracionales de información, casi sin asimilar (por las mismas cuestiones de tiempo), y nos empujan a únicamente memorizar para el momento ¿cree que se está educando? En lo absoluto. Se nos está preparando para aprobar exámenes (es decir, pasar un semestre) y luego acentuar los vacíos que se vuelven cada vez más difíciles de superar. Y eso no es ni será pedagógico...



Vigotsky, que estoy segura que como docente conoce, mencionaba en su teoría el andamiaje que se debe producir para consolidar conocimientos a través de pares capaces y, obviamente, el mentor. Si no están sólidos los elementos de la cadena, no hay aprendizaje. Créame, no tenemos cadena porque ni siquiera tenemos elementos para crear la cadena, porque no tenemos idea de qué partes unir y qué no de ese finísimo reloj suizo llamado 'saber'. En otras palabras, no hay andamiaje, no hay aprendizaje. Y usted sólo nos manda a leer (porque asume y afirma que no hemos leído) lo que de seguro ya vinimos leyendo reiteradamente sin poder entender. Pero para usted sólo es vaguería... Vamos, a ciertos niveles de la malla de una carrera es difícil que el estudiante no esté comprometido con su estudio. Lo menos que se hace, también por cuestión de tiempo, es leer, pero, nuevamente, sin guía equivale a nada. Y estudiar "a pie de letra", sólo para aprobar, sintiendo un profundo dolor y un gran cargo de conciencia. Porque además no se piensa en la desigualdad de condiciones que enfrentan sus educandos, no se piensa que hay quienes tienen que cuidar hermanos porque quizás no cuentan con padres o tutores, o quienes tienen su propia familia y no pueden delegar, o quienes viviendo solos no se adaptan, luchan con los momentos más difícil que se puede vivir en una soledad a la que bo están acostumbrados por más tiempo que vivan solos (considerando que en general rige el instinto gregario), o quienes cursan con duelos, con depresión, con problemas de salud física o mental, etc. No, no se piensa en eso. Se considera que el estudiante, sentado tras el pupitre, es un "a-lumno" (sin luz), que no tiene vida, que no tiene ilusiones y que no se esfuerza. Se nos obliga a ser un robota absorbe-todo, para luego reproducir incluso las taras...




Perdóneme que me tome el atrevimiento de mencionarlo, querido/a docente, no es mi intención interferir en su ejercicio, ni mucho menos importunar, pero sí cuestionar aquello que es susceptible a ser cuestionado, porque algo de eso llegué a conocer -a través de mi estudio-, y porque estoy comprometida con mi educación y con la educación de generaciones futuras. No es un ad verencundiam, por si acaso, porque evidentemente la prueba de autoridad es siempre discutible y nunca axiomática, es simplemente una evidencia, a través de quienes se dedicaron a indagar el campo del aprendizaje, invirtieron tiempo y esfuerzo en investigar para proporcionar estrategias para mejorarla, de que las cosas deben cambiar. La excusa de que la otrora educación era así, siempre fue así, que así lo formaron y considera que fue bueno no es un argumento, no tiene base en una época de cambios vertiginosos y sobre todo EVOLUCIÓN. Es una falacia institucionalizada que nos ancla al pasado e impide progresar. Es como asegurar que porque a los niños de antaño los criaron a punta de acción-reacción, ignorando su inteligencia, capacidad resolutiva y su integridad como seres humanos, fueron bien criados, cuando al primer incidente en situaciones triviales como un partido de fútbol o un evento de tráfico se refleja las "maravillas" de esa crianza arcaica e irracional. Es inadmisible seguir propendiendo y peor defendiendo ese tipo de discursos. Y así de absurdo es mantener modelos educativos nocivos y desfasados.
Independientemente de la carrera, el aprendizaje en el ser humano se basa en procesos. Se haga lo que se haga o se diga lo que se diga, es así. Inclusive en los llamados superdotados, el aprendizaje tiene procesos que deben seguirse ordenadamente. En otras palabras, el aprendizaje en el ser humano es proceso. Si usted mi querido/a docente, lo entiende, sabrá que su papel es más importante que decir cuatro palabras exclusivamente dirigidas a lastimar el autoestima del educando como si al hacerlo lo motivara a ser mejor cuando ocurre lo contrario. Si usted mi querido/a docente, entiende que diversificar no es malo, que enseñar con asombro es lo mejor, se sentirá orgulloso de ser más que un docente, un maestro. Y tendrá la certeza de que el profesional resultante será de los mejores, con valores y con amor por lo que hace que es el requisito fundamental para la excelencia.

Escrito por AKVO.

Nota:
Hago clases de dibujo (retrato)
Niños 6 a 12 años
Horarios y lugar  por definirse
0987845311
Ambato-Ecuador.


jueves, 8 de marzo de 2018

¿Un niño Asperger debe estar escolarizado?






  Hoy vengo a hablar sobre este tema...

¿Debe estar un niño asperger escolarizado? Mi respuesta es SÍ. Los niños asperger tienen las mismas capacidades que un niño neurotípico. Los asperger aprendemos a leer, escribir, sumar, restar...Etc, a una edad normal o incluso antes. No tenemos dificultades a la hora de aprender, sino en las relaciones sociales, y ahí sí que se nos puede hacer un poco más difícil.
El bullying es algo que está presente en mayor o menor medida en todas las escuelas, desgraciadamente está a la orden del día, pero no por eso hay que dejar a los niños en casa. Si es cierto que los asperger o cualquier niño diferente o con capacidades y necesidades distintas, somos más propensos al bullying, pero los neurotípicos también sufren este tipo de abusos. Es algo que hay que saber reconocer, para así poder enfrentarlo y combatirlo. Reforzar la autoestima en casa es fundamental. Un niño con buena autoestima, tendrá mayor seguridad en si mismo y será menos sensible las críticas de los demás.
¿Hay colegios para niños asperger? La verdad no sé en cada país. En mi país (España) son pocos los colegios especializados que hay para niños TEA, sí hay otros colegios para otros niños con otras necesidades especiales, discapacidades, dependientes...Etc. Aunque no puedo quedarme sin dar mi humilde opinión personal respecto a este tema.
Yo ya tengo 25 años, pero si a mí me hubieran llevado a un colegio especializado de niño, no me hubiera gustado, a pesar de que sufrí bullying. Estoy feliz de haber ido a un colegio común ¿Por qué? Bueno, porque siempre me consideré una persona normal (no es que quienes van a colegios especializados sean anormales, sólo que ellos requieren del tipo de ayuda que nosotros no). Los asperger sólo somos personas con un conjunto de características que nos hacen ver y vivir el mundo de otra manera. Porque si a mí me hubieran llevado a un colegio especializado, y hubiese estado solo con niños TEA ¿Cómo me enfrentaría yo a un mundo lleno de neurotípicos ahora de adulto?


Stygimoloch


Los asperger somos minoría, es así... Y creo que ya es bastante complicado a veces para nosotros la comunicación, o el expresarnos... Considero que eso se va aprendiendo y practicando desde la infancia. Por eso creo que es imprescindible que un niño deba estar escolarizado, independientemente de ser asperger o no, y en mi opinión debemos ir a colegios convencionales. Habrá personas que quizá opinen distinto a mí, y es completamente respetable. Yo hablo de mi opinión personal y de lo que a mí me vino bien como persona Asperger, y a día de hoy, gracias a que siempre estuve en contacto con neurotípicos, no tengo ninguna dificultad para relacionarme con ellos, pero a cada ser humano nos vendrán bien cosas y situaciones distintas.
Otra opción, es llevar al niño a una escuela común, pero llevarle también a alguna asociación Asperger (Que las hay) y que pueda hacer talleres con niños de nuestra misma condición, que además siempre servirán de ayuda, pero nunca excluir al niño completamente. Es diferente en el caso de niños con necesidades especiales o que son dependientes, que ahí sí se necesitan escuelas especiales, no creo que en nuestro caso sea necesario. Podemos aprender como cualquier otro niño, solo que percibimos el mundo de manera algo diferente, nada más.

Espero sea de ayuda mi vivencia y opinión personal respecto a este tema. Gracias por haberme leído. Mañana vuelvo con otro tema ¡Saludos a todos/as!

Este es el enlace de mi grupo en Facebook sobre el Síndrome de Asperger:

Escrito por Héctor Hache.


lunes, 5 de marzo de 2018

La memoria en las personas con el Síndrome de Asperger.





Las personas Asperger tenemos buena memoria a largo plazo, podemos recordar datos de todo aquello que nos interesa, lo que puede suponer un éxito en distintas ramas de conocimiento, no así con lo que no nos llama la atención o no consideramos de prioridad ¿Le ha sucedido que le ha dado una indicación verbal a su hijo con diferentes tareas a realizar en el día, tal como ordenar su cuarto, lavarse los dientes, ir a comprar, o cualquier otra actividad cotidiana que usted recuerda por sí mismo, pero él no? Bueno, estas son actividades que requieren memoria a corto plazo, y que lo más probable es que un joven aspie las olvide (una buena manera de que su hijo tenga presente las labores a realizar en el día a día, es escribir en un cartel por orden secuencial lo que debe hacer, y mantenerlo pegado en un lugar visible para él. En caso de que sea más pequeño, debe utilizar pictogramas que indiquen sus responsabilidades diarias).
Cuando se trata de recordar algo referido a un interés específico, la memoria es asombrosa, guarda absolutamente todos los detalles, exceptuando cuando se está bajo algún tipo de presión social, lo cual puede “bloquearnos” y como consecuencia, no recordar absolutamente nada (un ejemplo de esto puede ser un disertación frente a su curso).
El recordar mucho también puede ser un problema para algunos aspies, sobre todo si lo que recuerdan son eventos trágicos o si existe algún TOC. También recordar demasiado en ocasiones puede saturar la mente, pero en general la memoria en el Asperger nos resulta muy positivo cuando se trata de nuestros temas de interés.

A continuación le invito a leer las opiniones, desde las experiencias personales, de algunos jóvenes y adultos Asperger sobre este tema (no he puesto sus nombres para mantener su privacidad):


Sobre la memoria:


-Mi memoria me transporta en el tiempo, es visual, olfativa, acústica y táctil, además de fotográfica.

-Tengo excelente memoria y me ayuda bastante en mi carrera, porque archivo las palabras de clases y ordeno cada parte de los procesos en mi mente. Para el último examen memoricé 50 símbolos en menos de 10 minutos, lo malo de esto es el exceso de información que me colapsa a veces y es molesto en la noche cuando tengo que dormir, porque son patrones repetitivos que trato de organizar y filtrar, sobre todo, los detalles innecesarios.

-En algunas cosas mi memoria se pasa de detallista, en otras apenas recuerdo lo elemental.

-A mí me pasa igual, es como si lo que hago o veo por interés se graba solo con nombre y todos los detalles, pero lo que no me interesa no lo puedo recordar, me cuesta. Es más, hace 3 años que vengo reprobando una asignatura, porque es de desarrollo y es de las que no le encuentro sentido para nada, considero que sobra, aun así me “la chapo” como el mejor, y aun así la vengo reprobando con 4. Lo más cómico es que solo recuerdo las pocas cosas que tiene de interesante esa asignatura y por encima. Después de olores sí, tengo muy agudo el sentido del olfato, de oído también lo tengo bueno, y los sonidos o canciones que me gustan las recuerdo, pero recuerdo las melodías, las letras me cuesta mogollón recordarlas.

-Yo no logro recordar cifras, precios. Nunca recuerdo el año de nacimiento de mis hijos. Recuerdo acontecimientos, hechos, quizás día y mes, pero año no. Mi hija si recuerda cosas que me deja pasmada. Y siempre dice: “Eso es de cuando yo tenía X años”.


Fotografía: Camilo Cuevas.


-Recuerdo perfectamente muchísimas fechas específicas o periodos de tiempo exactos, como cuando me preguntan de que edad murió mi suegro y yo respondo: "De cien años, un mes y trece días"; o ¿Cuánto duró mi noviazgo? Y respondo: “Cinco meses y nueve días". Pero mi memoria a corto plazo, y que no tiene que ver con números, es pésima. Puedo preguntar hasta cinco veces algo que quiero saber; me responden.. Y al rato estoy preguntando de nuevo, a menos que anote lo que pregunté y me respondieron, lo olvido.

-Yo tengo muy buena memoria y recuerdo hechos de cuando tenía 3 años con mucha frescura. Desde siempre mi familia ha estado asombrada por esto…pero hay cosas sencillas que no recuerdo, como el nombre de las personas, y debo preguntarles una y otra vez… a veces creen que me estoy burlando, pero no es así.

-Hay cosas muy banales que me dicen o debo hacer que olvido, pero algunas conversaciones me las grabo por completo al pie de la letra (es cuando entras en conflicto con los NT porque dicen: "Yo nunca dije eso").

-Se supone que los aspies tenemos muy buena memoria, aunque tenemos ámbitos en donde se nos facilita más que otros. Por ejemplo: Yo soy pésimo para memorizar números, pero en cuanto a fechas soy muy bueno. Tener rutinas por ejemplo ayuda a evocar con más facilidad, por el hecho de que es algo que sabes que haces siempre. No requiere memorizar como tal.

-La verdad mi memoria es muy selectiva, pero no tengo control sobre lo selectivo.

-Yo recuerdo lo que me interesa, si algo no me llama la atención, ni lo distingo.

-Puedo recordar hechos que ocurrieron hace años con detalles y todo, pero olvidar lo que hice hace unas horas o minutos.

-Yo siempre olvido las cosas, pero durante el embarazo el asunto empeoró y asumí que se trataba que la bebe me consumía mucho oxigeno de la sangre. Hoy luego de tres meses sigo aun peor XD siento que el Alzheimer se acerca jejeje.

-Más que nada, tengo memoria selectiva. He notado que no recuerdo a personas que solo he visto una vez, pero cuando es más presente en mi vida, ahora es imposible olvidar hasta el más mínimo detalle.

-En mi caso particular no puedo recordar lo que desayuné ayer, ni menos hoy, pero si me preguntas sobre un tema que me gusta puedo decirte los más mínimos detalles, incluyendo cosas que han pasado hace 5, 10, 15 minutos, o hace 15 años de forma natural, pero si no me agrada o no pasa por mi filtro mental, prácticamente no existe para mí.


Fotografía: Camilo Cuevas.

¿Hasta dónde un recuerdo nos deja una lección de vida y hasta donde se convierte una y otra vez en un pensamiento intruso que cada dos por tres se te cruza en la mente y te causa sufrimiento?


-No sé cómo lo hago, pero en lo posible borro de mi memoria las situaciones que me causan trauma y los malos recuerdos, o eso creo. Sucede que a veces olvido que he tenido malos momentos con personas por esa habilidad y vuelvo a caer en el error de tratarlos. Creo que es mala memoria, el no asociar un rostro a una situación ¿será prosopagnosia? tiene lógica. El recuerdo de eventos traumáticos me pueden atormentar durante años, volviéndolos a vivir en ocasiones, con frustración y rabia, también los eventos tristes, como cuando en bachillerato me cambié a un liceo que quedaba muy lejos de casa con clases en la mañana y la tarde, por supuesto que al no tener amigos, pasaba las horas del mediodía caminando por la calle, recorriendo aceras extrañas, solo y obstinado hasta que era la hora de volver a entrar a clases en la tarde. Ese recuerdo me atormenta cuando paso de nuevo por esas calles reviviendo aquellos días.

-Creo que los malos momentos son para el aprendizaje, pero luego de una situación traumática, el estres postraumático, para proteger nuestra salud mental crea estas lagunas mentales, las cuales a veces vuelven o vienen disgregadas, sobre todo cuando nuestro cuerpo siente que es algo que no será fácil de soportar. De lo contrario el cerebro busca otras vías de escape patológicas, como la personalidad disociativa y la psicosis. Pero de ahí a borrarlas con una pastilla no creo que este bien, ya que quizás el cerebro se vuelva flojo y le deje el trabajo a la pastilla, la cual dudo que tenga una reacción de defensa tan rápida y podría causar un efecto catastróficamente contrario. Claro que esto solo lo supongo. Igual para eventos traumáticos existe una terapia en la cual te colocan en estado de coma inducido por un mes para que el cerebro haga su trabajo, pero evitando un mayor sufrimiento para la persona.


Fotografía: Camilo Cuevas.


-Cosas terribles para que no vuelvan a ser recordadas como si fuera aquél día, y más como un sueño malo y seguir adelante. Traumas y heridas que quedan para toda la vida, de esas que no te dejan avanzar. Es cuestión de uno no caer en la depresión, cuesta horrores.

-Yo no he podido eliminar mis malos recuerdos, pero evito pensar en ellos para que no me afecten.

-Yo con los malos recuerdos soy muy obsesivo, y es algo que no puedo manejar a voluntad. Muchas veces estoy haciendo algo, cualquier cosa y de la nada se me cruza por la cabeza algo negativo. Me pasa muy a menudo y aparentemente no hay un detonante externo. Hablando con psicólogos me dijeron que puede ser algo de TOC, mezclado con un rasgo post-traumático. Yo pienso que para ciertas cosas, como la que estoy relatando, debería haber medicamentos específicos. Se supone que si un evento doloroso te ha pasado hace más de 10 años, uno ya lo ha superado o se ha vuelto resiliente de alguna manera ¿Qué caso tiene que se venga a la cabeza el recuerdo una y otra vez?

-Me pasa algo similar pero en si con casi todos los recuerdos. Es como si recordará todo constantemente, conversaciones pasadas, eventos, etc. Pero no sólo eventos traumáticos o dolorosos sino con todos. Incluso lo que haya visualizado de libros de ficción o películas.  En cuanto a las situaciones no agradables las vuelvo a pensar constantemente y llega un punto en que duele menos. Pero también es una característica que me resulta útil porque al recordar conversaciones de varios años atrás me ha servido para reinterpretar situaciones y darme cuenta de indirectas no notadas en su momento o soluciones a situaciones vividas en el pasado.


Fotografía: Camilo Cuevas.


-A veces me duelen más los buenos recuerdos que los malos, pero es bastante probable que sea nostalgia al ver que el tiempo se va apresuradamente y no se puede hacer nada para remediarlo.

-Pareciera como si tuviera una memoria fotográfica que me recuerda los pensamientos recurrentes, tanto los positivos, como los negativos. Las emociones y los momentos felices son muy intensos, como si estuviera en el paraíso y me pueden tener super feliz por algunos días, pero cuando viene la tristeza, todo se nubla.

-Tengo una memoria que le gusta revivir muchos momentos malos, es terrible volver a sentirse de tal manera, mas cuando lo viviste hace mucho tiempo...

-Yo pienso que una de las cosas que nos juega en contra a todos nosotros es ver la vida como una sucesión de hechos difíciles, uno tras otro, sea por la condición que nos aqueja de tener que enfrentar las relaciones sociales a diario. A lo largo del día, cualquier persona tiene altas y bajas. Un mal día en el trabajo, un buen día con la familia. Un mal día con la pareja en la mañana pero un buen día con los amigos saliendo a la tarde. Lo que sucede es que los neurotípicos filtran todas estas experiencias en tiempo real: tiempo de sentirse mal, tiempo de sentirse bien. Los aspies sobre analizamos todo, entonces, si tenemos un problema con alguien, quedamos pegado en eso cuando a lo mejor ya debería haber pasado por el filtro en su debido tiempo. Por eso vemos que nos sobrecargamos, perdemos el criterio de vivir "el momento" y nos sobrecargamos y saturamos emocionalmente.

Fotografía: Camilo Cuevas.

 Sobre la melancolía:


-Mi época de melancolía era cuando más me sentía bien. Es extraño, hasta lograba ser feliz.

-Como si hubiera dejado una alegría desinteresada por dar y sonreír, y luego no comprende la gente por qué siento que sí perdí algo. Es la melancolía de haber perdido mi capacidad de socialización, de relación, una parte de mi cerebro se fastidió de socializar, pero otra no.

-Yo siento nostalgia de aquellos lugares en donde fui feliz. Cuando vuelvo de vacaciones me pasa. Ahora me gustaría volver a Mar del Plata en verano y zambullirme en el mar.

-Es terrible todo lo que ya pasó y no volverá. Es realmente horroroso recordar a los fallecidos, en especial, aquellos lugares y personas pasados que ya no volverán y tanto disfrutábamos. Es un horror tan grande que las personas buscamos, cada uno a su manera, los mecanismos para afrontarlos lo mejor que podemos. Ello no quita que el presente también nos haga felices y el futuro nos dé esperanza. Personalmente la sensación de horror ante el vacío que queda atrás no la intento ignorar, convivo con ella y encuentro consuelo interior reconfortándome en lo bueno que fue. Ello no me impide disfrutar y valorar la vida presente, aunque éste es otro tema.

-Es recurrente recordar lo que fue, más aún si se trata de entornos de vivencias personales. Antes era más bonito aunque suene muy cursi.

-Para contrarrestar pienso que los mejores recuerdos todavía están por venir, algo así como una nostalgia a la inversa.

-La melancolía hay que disfrutarla, aprovecharla para crear, para dejarse llevar, es el sufrimiento tenue, la compañera de muchos poetas.

-Tenemos toda una vida por delante. De proyectos por vivir. Solamente los viejos viven de los recuerdos!!

Las imágenes utilizadas en este escrito (exceptuando la primera) pertenecen a Camilo Cuevas, un excelente fotógrafo con el síndrome de Asperger. Pueden encontrar más de sus fotografías en esta página:

Esta es la biografía del autor de las fotografías utilizadas en este escrito, un joven con el síndrome de Asperger:

viernes, 2 de marzo de 2018

Contenido vivencial y opinión personal como aspie, de algo que no define pero es usual en la condición






NOTA 1: Contenido vivencial y prueba anecdótica.

Me empiezan a explicar algo (verbalmente, la manera que más me aproblema) y empiezo a sentir confusión. Además, me duele la cabeza. Sólo veo bocas moverse y trazos que no logro entender, en un papel. Ruidos, pitidos, respiraciones forzadas, murmullos, se concentran y se hacen más fuertes. Mi cabeza da vueltas y vueltas. Siento que estoy en lo que yo llamo "vórtex de tiempo"; todo gira a más velocidad alrededor mío pero yo avanzo (y pienso) lento. De hecho, mi cerebro no me responde. Quiero pegar un puñetazo a algo duro para canalizar mi ira pero no se puede, no puedo. Siento que no puedo controlar más y que alguien va a salir herido, pero estoy en un medio con personas en estado delicado de salud. Con las pocas fuerzas que tengo, con el mínimo autocontrol que me queda, logro salir corriendo de ahí.
Desde esa parte ya no recuerdo muy bien, supongo que despersonalicé, y sólo recuerdo algo como un click de la voz de mi compañero que me devolvió a la realidad. Alrededor todo era muy confuso. Tengo más consciencia cuando ya estaba sentada en el bus. No sé cómo tomé el adecuado, pues, me asombra no haberme equivocado.
Llegué a mi casa y la cabeza me dolía peor. Me tomé 2 migradorixinas. Me alivió poco, pero se mantuvo una sensación de masa en mi cabeza, y me fui así a clase, para que al final de la misma me doliera como si me hubiera triturado el cráneo un trailer (en el remoto e hipotético caso -imposible, por supuesto, sólo para matizar la hipérbole- de sobrevivir)...
Lo único bueno de mis crisis es que nunca he mordido o golpeado a nadie. Sé que hay personas en el EA que sí lo hacen. Me felicito: sólo me acabo a mí misma... Y a pesar de eso, no es algo que yo PUEDA controlar. Puedo evitarlo, sí, lo hago todos los días, huyendo de los desencadenantes, pero una vez que inicia, que alcanza su "punto de ignición, es imposible impedir su progresión hasta que la bomba estalle.



Probablemente se piense que soy una loca. O inmadura. O que me falta de voluntad y autocontrol. Mi voluntad es cada día adaptarme al mundo, y no morir en el intento. A ratos es más fácil, siempre en dependencia de las circunstancias. Pero en otras ocasiones como ayer, como últimamente, no.
Vamos, créanme que hago muchísimo esfuerzo, tanto, que realmente estoy agotada. Y lo único que hacen es pedirme que me esfuerce más. Y seguiré esforzándome, lo haré. Y lo único que me dicen es que no me encasille (en o por el EA), cuando realmente intento "encasillarme" en ser normal, igual que todos. Me repito que todos tienen problemas, dificultades. ¿Entonces, por qué yo NO puedo con ello? ¿Por qué tengo estas malditas crisis?
De verdad, es cansado actuar lo más "neurotípica" (también odio esas distinciones por creerlas superfluas, pero en este momento me permite orientarme en lo que anhelaría ser) posible y sentirte miserable al fallar. Es cansador.
Sólo espero acabar algún día esto que es un gran de dolor en el tuétano, porque está lleno de desencadenantes que jamás sospeché (ni siquiera lo imaginé -maldito problema aspie con la imaginación-, y por eso mi némesis comenzó en 5to semestre cuando empecé las rotaciones hospitalarias. Previo a ellas, mi mundo era "todo felicidad". Bah) y sin opciones de mantener rutinas y control, y quizás hacer lo que más se amolda a mi estúpida esencia: ser genetista, epidemióloga o encerrarme en un laboratorio a investigar sin que nadie me moleste, en absoluto silencio. Porque el silencio, para mí, es vida. Y si por ahí tengo mis carboncillos, mis hojitas; mi nirvana. O, qué mejor, convertirme en ilustradora médica o algo así (si no existe, crear el nicho). Ojalá.



NOTA 2: Opinión personal como aspie, de algo que no define pero es usual en la condición.

Con este estado no pretendo probar nada, simplemente exponer mi vivencia y, lo más probable, mi individualidad. Muchos se sentirán identificados porque es bastante humano esto de dividirnos en 'sabidos' e 'ilusos', y todos lo somos un poco. Pero en ocasiones, por la interpretación social que tenemos, los aspies lo somos un poquito más (de lo uno pero más de lo otro).
El problema de ser aspie (tener Síndrome de Aspeger) es que siempre, siempre crees que las personas son buenas y tienen buenas intenciones. Es decir que vives en un mundo konitos. No digo que seamos ángeles, porque somos ante todo humanos, pero la primer impresión que tenemos siempre es buena, positiva, etc. Teóricamente sabemos que la gente es mala, que todos mienten (eso lo dijo el genio "pedorro" de House), pero tontamente caemos, una y otra vez, en esa utopía de la "bondad humana esencial". Y es que vemos a través de nuestros ojos, mucho de niños, dónde no hay lobos, sólo ovejas. Vemos a través de nosotros mismos, de cómo somos.
En mi mundo konitos, no hay juicios o prejuicios, y si los hay, al rato se olvidan; en mi mundo konitos, lo máximo que se puede repudiar son los actos que son los argumentos para alejarse de quienes hacen daño, pero jamás a las personas porque nunca se llega a saber de ellas, de su historia, al 100 %. Pero no, la gente de mi entorno no es así. Hay gente aprovechadora, mala, egoísta, malintencionada; hay gente que es el antítesis de lo que tengo implantado en mi cerebro. Y lo olvido. Y caigo de inocente una y otra vez como gran boba, por esa fe en la humanidad. Lo sé, insisto, teóricamente, pero como siempre en la práctica la pifio. Es ahí cuando me doy cuenta que el mundo no es para gente como yo. Es ahí cuando comprendo por qué termino fauleada, decepcionada.
Y muchos llegan a considerar esa ¿gilidad? o ese algo-parecido-a-inocencia-extraña como drama, como idiotez. Y sin embargo sé que continuaré confiando ciegamente porque soy así, porque a pesar de todo soy feliz. Porque la publicitada adultez, la que la sociedad avala, en donde la hipocresía y la competencia desleal impera, no me logra atrapar del todo, y no lo hará, porque prefiero seguir dibujando, o jugando con mis nenas, o haciendo cosas divertidas ' de niños', que solemnidades de gente que mató a su álter ego infantil.
Si me toca recibir más estocadas, qué más da. No perderé mi capacidad de asombro por más que me aplaste la vida...
Y a pesar de todo, soy feliz. :)


Escrito por AKVO.

Nota:
Hago clases de dibujo (retrato)
Niños 6 a 12 años.
Horarios y lugar  por definirse
0987845311
Ambato-Ecuador.



Más de 30 cosas que me hubiera gustado, que de niña y/o jovencita, alguien me explicara.





En mi persona (afuera) todo parece "normal", y claro que lo es ¿pero te cuento un secreto? Sssh por dentro mi corazón es azul aunque por fuera no se vea. :)
Nadie de mi familia o maestros notó nunca mis dificultades para socializar o aprender como un problema, pues iba bien en la escuela o hasta adelantada y lograba tener algunas amigas y jugar con mis hermanos y prim@s, solo parecía muy tímida, seria... Pero en mi interior pasaban grandes cosas que llegaron a causarme gran dolor, angustia. Y es hasta ahora, a mis 36 años, que voy teniendo poco a poco todas las respuestas a mis dificultades de niña joven y adulta, pues antes no sabía lo que en realidad me ocurría.

Estas son las más de 30 COSAS QUE ME HUBIERA GUSTADO QUE DE NIÑA Y/O JOVENCITA ALGUIEN ME EXPLICARA:

1. Que no todas las personas sienten igual ni en las emociones ni en lo sensorial.

2. Que los adultos también se equivocan.

3. Que en realidad mi abuelita no se llenaba cuando me decía: Con que ustedes coman yo me lleno. :( yo comía feliz creyendo esto en forma literal por mucho tiempo (años de mi niñez).

4. Que ser hipersensible (emocionalmente) no es para avergonzarse, que te da una cualidad especial, no mejor, no menos, sólo diferente.

5. Que no toda la gente tiene buenas intenciones y cómo descubrirlo.

6. Que la mirada se desvía en dirección distinta dependiendo si mientes (inventas) o recuerdas, me habría ayudado bastante :/ pues prácticamente todo lo creía.


Cuando aprendes a disfrutar las cosas simples de la vida todo va cambiando a tu favor.

7. Que no por ser honesta los demás lo eran.

8. Cómo acercarme a los demás jóvenes para hacer amigos. De niña no tuve ese problema pues mi familia era grande, ahí estaban todos mis amigos: Primos y hermanos que me enseñaban taaanto :) Sólo alguien de 17 me ayudó mucho diciéndome a mis 15: “Mira tv, identifica que te gusta y habla de eso...”

9. Que hacer el ridículo no está mal, que puedes reírte de ti mismo, que no pasa nada si te equivocas o actúas lejos de lo que el otro espera.

10. Que se puede discriminar los sonidos y elegir a qué sonido le pones atención, pero que hay personas como yo que escuchan todos los sonidos a la vez.

11. Que está bien ser distinto, que no importa si no te gusta lo mismo que a los de tu edad.

12. A los 8 años: Que perder en un juego donde dijiste: “Si no gano a los 12 me muero”, jamás podría ser literal. Viví con esa angustia de morir día a día, desde los 8 hasta cumplir los 13 :( No sabía que mi palabra no tenía por qué cumplirse.

13. Que la mirada se puede controlar, bueno eso hacen los demás.

14. Que mirar por mucho tiempo a alguien es entrar en su intimidad porque:

15. No estamos acostumbrados a mostrarnos tal como somos.

16. Que la gente miente en gran parte porque no se acepta a si misma tal como es.


Jajaja ¡Se debe estar riendo de mí en el cielo por creerle por tanto tiempo!

17. Que si haces daño a otro y no fue intencional no debes castigarte con culpa eterna, pero si debes aclararlo.

18. Que no toda le gente es formal, y que de vez en cuando está bien relajarse y dejar te autoexigirte tanto.

19. Que inventar algo para evitar el trato con alguien que presientes que no es bueno, no sólo no está mal, sino que es necesario para autoprotegerte.

20. Que así como los demás son distintos a mi había otros que sentían igual que yo! Que no venía de otro planeta :(

21. Que me anticiparan lo que iba a pasar, pues aunque por fuera estaba seria y parecía tranquila, internamente me angustiaba mucho ante situaciones inesperadas.

22. Que los gestos y expresión facial pueden practicarse para que coincidan con las emociones que se sienten.

23. Que los demás interpretan en automático esa información o lenguaje gestual y corporal y deducen cómo te sientes y qué piensas. Hacen conclusiones al respecto.

24. Que esa interpretación no es correcta en todos los casos pues no todos sabemos expresar en forma espontánea ni con lenguaje oral, ni corporal o gestual.

25. Que estoy en cierta desventaja si no practico, pues esa información corresponde al 85% de lo que comunicas y causa problemas graves si comunicas por error algo que no sientes.


Una infancia feliz es clave para un adulto emocionalmente sano.

26. Que no todas las mujeres podemos centrar la atención a varias cosas al mismo tiempo. Me frustraba no poder hacerlo si todas podían.

27. Que uno no tiene que gustarle a todo mundo.

28. Que no hay una persona 100% segura de sí misma ¡Ningunaaa!!! Pues en algún momento de su vida hasta esa persona que te vino en mente como ejemplo dudó de sí misma.

29. Que no saber cómo actuar socialmente no te hace menos inteligente.

30. Que no todos lloramos cuando estamos muy tristes, pues no todos tenemos la misma capacidad para mostrar las emociones, sensaciones y/o estados de ánimo y cómo identificar ésta y otras emociones en mí, además cómo exteriorizarlas. Y saber en qué lugares y con qué personas.

31. Que hablar sólo no es algo común pero tampoco es cosa de locos, al contrario es cosa de inteligentes, yo digo ahora a mi manera: “Es tener una conversación entre mi ser material y mi alma” :) Tú explícale a tu niño con otras palabras.

32. Que el hecho de tirar las cosas o ser torpe motrizmente no te hace tonto, sólo es tu cuerpo que no se pone de acuerdo con tu mente, o con esa parte del cerebro con la que debería coordinarse, que incluso te puedes reír de eso, que no es culpa de nadie. Pero debí saberlo para ser consiente y tener cuidado en lo posible sin culpa, sin miedo, sin vergüenza.

33. A los 5 años: Que papá se iba por mucho tiempo lejos de casa. Eso creo que a cualquier niño le parte el alma, despertar y no verle más y nadie te diga nada. Es terrible no saber qué y porqué pasa, en especial un cambio tan drástico en la vida familiar y afectiva.


A los 23 aún me sentía como si viniera de otro mundo, pues notaba que la gente pensaba distinto.

34. Cómo cambiar de tema.

35. Cómo escuchar a los demás, el intercambio de roles en la comunicación, especialmente: Escucharles aun cuando se salían de mi tema de interés.

36. Cómo hablar con varias personas a la vez jaja eso no creo que  pueda eficientemente hasta la fecha, pues me pierdo en la conversación, pero al menos tips para comprender mejor las conversaciones  en grupo de más de tres.

37. Que no todo lo que nos da miedo que ocurra va a pasar.

38. Qué es ansiedad, cómo distinguirla y que podía controlarla, controlando mi respiración (haciendo consciente mi respiración).

...Seguramente son más cosas las que se me han pasado en esta lista, algunas tan específicas que probablemente no coincidan con las características de tu hijo (a), pero tómalas como un claro y real ejemplo de lo mucho que puede presentar y necesitar, AYÚDALE A CONOCERSE (en lo sensorial, emocional, social, pensamiento, uso del lenguaje, etc. AYÚDALE A CONOCER A LOS DEMÁS, A SABER CÓMO ACTÚAN Y UN POCO QUE ESPERAR. NO VIVAS POR ÉL (ELLA) DÉJALO SER.

Esta es mi página de Facebook sobre el Síndrome de Asperger:

Escrito por Paloma.